martes 31 de enero, 2023
  • 8 am

El arte de adiestrar un perro de protección (IV)

Armando Guglielmone
Adiestrador Canino – Educador Etólogo
Contacto: 098 539 682
Finalizando con esta serie de artículos que hemos venido desarrollando podríamos resumir la conclusión en tres puntos necesarios, a ser: 1- EL PERRO IDÓNEO PARA LA TAREA: de las razas que más fácilmente podremos tener acceso en nuestro medio y en función de la tarea que precisemos que realice que puede ser protección de un recinto, protección personal o ambas tenemos varias razas que pueden cumplir con esta tarea; para cuidar un recinto que no sea muy grande hay razas como filas brasileros, mastines napolitanos o presas canarios que se consideran de seguridad extrema dado que a su bajo equilibrio nervioso debemos sumar su desconfianza natural a los desconocidos lo que facilitará la tarea aunque deberemos ser conscientes que son perros que en determinadas circunstancias deberemos tener un lugar donde puedan estar contenidos y no sean un potencial peligro, el sujeto ideal debería casi que hacer instintivamente la tarea. Para la protección personal el rango de elección es más amplio, siempre hablando de nuestro medio, tenemos como primera recomendación ovejeros belgas y alemanes, en el primero por seguro preferentemente malinois y en el segundo de líneas de trabajo aunque por supuesto hay ejemplares de las otras variedades o línea que pueden cumplir con la misión de protegernos pero ahora estamos hablando de mayor porcentaje de éxito, recuerde que un perro de protección no debe tener solo fuerte temperamento sino otras cualidades como equilibrio nervioso alto, predisposición a prestarnos mucha atención, etc. También podremos elegir entre dobermanns, cimarrones, schnauzers medianos o gigantes, rottweiler y algunas pocas razas más de las que podremos hallar acá aunque lo ideal en estos casos sería hacer al menos un test de carácter a los padres cosa que en la realidad nuestra es muy poco probable. 2- EL ADIESTRADOR IDÓNEO PARA LA TAREA: acá sí que debe ser cuidadoso, en una profesión que no se exige comprobación de conocimiento sobre la materia es fácil para cualquiera llamarse como tal y hacer desastres con los perros, he visto pasar gente por los medios hablando disparates sobre el adiestramiento y peor aun siendo recomendados ya que al pagar la publicidad es lo que hacen los que se las cobran sin siquiera tomarse la molestia de ver si es verdad lo que afirman estos transformándose en cómplices de la estafa, ver un guía canino de la armada en una entrevista poner droga en un bolso y al pasar el perro anti-narcóticos a cms de la misma ni percatarse de su existencia es patético y el presentador del programa que estaba al lado mucho menos, no debería ser importante excepto que el presentador se considera adiestrador! Y así infinidad de situaciones, recuerde, investigue bien antes de delegar esta importante tarea a cualquiera. 3- EL DUEÑO IDÓNEO PARA ESTO: piense bien en que es lo que necesita y si está dispuesto a cumplir con lo requerido, tener un perro de protección bien adiestrado, con una obediencia excelente como se requiere y capaz de cumplir de la mejor manera la labor lleva tiempo, esfuerzo e inversión, un trabajo sobresaliente no se logra en pocas sesiones, acá generalmente se pretende que con una mínima inversión se obtenga lo requerido; muchas personas no tienen problemas en gastar mucho dinero en un tv de 70” o en vacaciones al Caribe pero cuando es para invertir en un perro siendo este para su protección ahí les parece caro. El mundo cambió y el mundo del perro no es la excepción, hace poco escuché a Vicente Ferré, famoso adiestrador y criador español de ovejeros alemanes de trabajo recomendar no llevar su perro con personas que cobrasen veinte euros por sesión, pues eso decía que tipo de adiestradores serían estos que cobraban tan poco, saque el lector su propia conclusión.