jueves 30 de mayo, 2024
  • 8 am

Entre las leyes y el patinaje: abogada narra su experiencia en la enseñanza del patín artístico

Por Melisa Ferradini.
Florencia Pérez tiene 27 años. Es Abogada y Profesora de patín. Lo practica desde muy chica. Lo aprendió con profesoras hasta que un día se dio cuenta que le gustaba muchísimo enseñarlo. Se comunicó con la Federación Uruguaya de Patín y Hockey donde le dieron las herramientas para poder ejercer el patín artístico de manera técnico. Realizó cursos que la Federación brindaba y llevó a cabo todos los procedimientos para poder quedar habilitada como Técnica en Categoría B. Ha tomado también varios cursos en otros ámbitos para seguir capacitándose. Actualmente dirige su propia escuela RecreArte Patín Salto. En entrevista con CAMBIO, Florencia nos cuenta su pasión por este deporte que ama profundamente y que sintió que su misión era enseñarlo.
-¿Qué significa el patín para usted?
-El patín para mi es una pasión. Yo lo practico desde que tengo 8 años y actualmente tengo 27 años y lo sigo ejerciendo de manera desde mi rol de profesora. Estar todo el día trabajando y llegar a patín es como la desconexión del mundo. Lo vivo de esa manera y obviamente que para mí, no es un trabajo es un placer hacerlo. Esa es mi manera de sentir el patín artístico más allá que desde niña lo practico y ya siendo adolescente competía. Hoy me dedico a enseñar.
-¿Cómo fueron sus comienzos en esta disciplina?
-Mis comienzos en esta disciplina del patín artístico recuerdo que fue desde mis8 años. Me acuerdo clarito en el Club Bernasconi con unas profesoras que me iniciaron en este deporte que tanto amo. Una de ellas trae a patinar conmigo y para mí es un gran orgullo. Me acuerdo de haber comenzado como un hobby, como algo para hacer ya que era muy niña. Después de a poco se fue transformando en eso apasionante que me fue generando este deporte. Lo fui amando cada vez más y entendí que más allá de patinar yo quería ir por mas y quería enseñar.
-¿Cuáles son las diferencias entre patinar y enseñar a serlo?
-La verdad que yo patino desde muy niña pero llego un momento que tuve que priorizar mis estudios. Porque patinar requiere de mucha disciplina y muchas horas de entrenamiento y de estar muchas horas dedicadas al deporte. Es un deporte bastante disciplinario más cuando quiere ejercerlo compitiendo y llegar a las grandes ligas. Entonces uno a veces en mi caso tuve que priorizar y optar por mi carrera que era lo que realmente también amaba. Al día de hoy ya me recibí de abogada aun teniendo mi escuela. A la par pude realizar mi carrera, nada es imposible. Opté por enseñar a patinar, transmitir mis conocimientos, los valores y la pasión por el patín artístico. Transmitirle a cada una de mis alumnas y también alumnos que han pasado por RecreArte Patín. Se logra transmitir esa pasión y esas ganas de seguir adelante, avanzar, superarse y practicar mucho.
-¿Es un deporte para comenzarlo de edad temprana o se puede comenzar de grande a practicarlo?
– Al día de hoy yo cuento con alumnas de todas las edades. Pero las más chicas son las que más concurren pero tengo una señora de 51 años que se animó a patinar. También tengo alumnas de 24 y 25 años. Nunca es tarde para realizarlo siempre que quieran darse ese gusto que quedó pendiente pueden venir a patinar. Lo que si hay que entender es que cuando una niña comienza en edad temprana a los 5 años es cuando los niños comienzan a adquirir las enseñanzas, pensando, razonando y todo lo que el profesor le indica. Es una edad ideal para comenzar, entrenarlas y darle para adelante. Piensan y se plantean hacer las cosas y superarse.

“Trato que mis alumnas se lleven lo técnico, pero también esa cuota de amor y amistad”

-¿Qué le transmite a sus alumnas en cada clase?
-Trato de enseñarles lo técnico para eso me preparo mucho. Estudio bastante también aunque parezca sencillo el patín no lo es. Me tomo muy en serio este trabajo ya que lo hago con niñas de todas las edades. Algunas son muy chicas de 3 y 4 años que vienen a mis clases. Trato de darles lo mejor de mí. Fui a clase de patín pero me llevo lo que la profesora me enseñó. Que hoy y mañana me recuerden por darles todo lo técnico pero también esa cuota de amor, apoyo y compañerismo.
-¿Cómo se prepara y se trabaja para competir en eventos de patinaje?
-Nosotros lo que hacemos previo a una competencia que ahora tenemos una el 21 de mayo, viajamos a Montevideo con una parte del grupo. Lo viven con mucha intensidad. Les encanta competir e ir a amistosos. Las motiva a seguir por más, a practicar más y a superarse día a día. Se vive en constante práctica en el salón. Ellas tienen coreografías designadas individualmente, una por una. Se practica mucho hasta que se logra que salga bien.
-¿Cómo es un día de trabajo en Recrearte Patín Salto?
– Es precioso. Es muy lindo. Es un lugar en donde reina la alegría. Llegamos y nos inyectamos con música alegre y ya comenzamos a entrenar. Las nenas llegan se colocan los patines y comenzamos a patinar.
-¿Cómo ve la realidad del patín de nuestro país en comparación a otros del mundo?
-Lo veo muy por debajo del nivel que se ve en otros países del mundo. Yo veo que en otros países apoyan más al deporte en todos los ámbitos. Acá en Uruguay veo que no tenemos el apoyo que necesitamos como deporte y como Federación. Nosotros estamos afiliados a la Federación Uruguaya de Patín y de Hockey y no se lo apoya en nada. Si se lo apoya más y se lo visualizara mas eso estaría bueno. En otras partes del mundo hay pistas para patinar. Nosotras actualmente lo hacemos en el salón de actos del Colegio Ma. Auxiliadora. Es muy difícil conseguir una pista para poder patinar. Necesitamos un lugar para entrenar al aire libre, entrenar y que los costos no sean altos. Aquí en Uruguay se critica mucho y a veces cuesta hacerles entender a las personas que no entienden de patín artístico y no nos prestan las pistas los clubes por que señalan que raya el piso. No es así el patín no raya el piso. Los patines de las niñas son realmente costosos. Nosotros tenemos que patinar en un piso inmaculado sin nada ni siquiera una piedrita. Nada de nada.