sábado 13 de julio, 2024
  • 8 am

El egoísmo de no hacer

Cecilia Eguiluz
Por

Cecilia Eguiluz

81 opiniones

Por Cecilia Eguiluz
Nuestro departamento está descuidado, pero no solo en el estado de las calles que todos padecemos, sino también en el lamentable estado de los espacios públicos, el desastre que han hecho con la cultura al terminar con la mayoría de los museos de Salto, y la intransitabilidad de la caminería rural. No solo está descuidado el centro de la ciudad, que parece tierra de nadie, sino también los barrios olvidados por la intendencia, o lo que es peor, los barrios que ven cómo cada tanto pasa alguna máquina solo cuando las quejas de los vecinos llegan a los medios de comunicación. Y ni bien llueve, todo vuelve a romperse. Esa desidia se percibe y se palpita día a día, así como también el enojo de la población, que siempre muy respetuosa, soporta calladamente las situaciones que describimos y muchas más.
Pero además de lo visible, hay muchas otras cosas que la población no sabe y que tienen que ver con la falta de gestión de la intendencia en varios temas. Hoy quiero referirme a que esta intendencia tiene como modus operandi la inacción, el egoísmo de no hacer, lo que luego le permite quejarse de que el gobierno nacional no atiende los problemas de Salto.
Esa estrategia política, nefasta para Salto, genera el escenario perfecto para que quienes solo piensan en los resultados electorales salgan a diario a visitar a los vecinos de Salto y a darles manija contra el gobierno nacional. Digo esto por lo que sucedió con el Proyecto Avanzar. Por no hacer la contrapartida que le correspondía a la intendencia, que era entregar un terreno con servicios para construir, demoraron dos años la solución para la gente. Claro, es más redituable políticamente decir que no se hacían las viviendas porque la intendencia es del Frente Amplio y el gobierno nacional no quería ayudar, que hacerse cargo de su cuota parte. La intendencia de Salto relegó a más de 500 familias con los Proyectos Avanzar de la Esperanza y de la Amarilla. Esos proyectos salieron adelante porque el gobierno nacional, y en especial el Ministro Lozano, hicieron lo que hay que hacer, que es ejecutar el plan igual aunque la intendencia no diera los terrenos.
Pero hay otro tema que realmente enoja a cualquier salteño, y es que siguiendo ese mismo modus operandi de no hacer para tener excusa de quejarse, esta Intendencia del Frente Amplio es la única del país que no firmó los convenios con el MVOT para que se otorgaran canastas de material a miles de familias salteñas. El gobierno nacional, en reiteradas oportunidades, año tras año, solicita a la Intendencia que apruebe el texto del convenio para recibir dinero destinado a mejorar las viviendas de los salteños, es decir, apoyo con canastas de materiales. La actual intendencia del Frente Amplio decide no contestar, no gestionar esos recursos que la propia intendencia debe conseguir para ayudar a la población. No existe una gestión que piense en el bien común de los salteños, por el contrario, pareciera que cuanto peor pasa la gente, más “poder” tienen los que gobiernan el departamento.
Una cosa muy distinta es ver la política del hacer, como pudimos presenciar nuevamente el día de ayer cuando acompañamos al Ministro de Vivienda Raúl Lozano y al Coordinador de Juntos, Rody Macías, en la entrega de otras 10 viviendas de ese programa. Fue gratificante ver la alegría de la gente.