Jueves 9 de julio, 2020
  • 8 am

Comprobado que Citrícola Salteña es viable su abogado apleó a decisión de liquidación

Por Karina De Mattos.
El pasado 15 de mayo la Justicia estableció se realice la liquidación de la empresa Citrícola Salteña. Como suele suceder esta empresa apelará la decisión de la magistrado que se encarga del caso, desde la defensa de la empresa se alega que es viable, tratándose de una empresa que es un valor de la comunidad salteña con buenas perspectivas. El abogado de Citrícola Salteña es el Dr. Ricardo Olivera García, CAMBIO dialogó con el profesional quien entiende que la jueza se salteó etapas y requisitos procesales, lo que le permite apelar con la finalidad de anular el fallo.
-¿Cómo se desarrolla el proceso de apelación de la liquidación de Citrícola Salteña?
-Hoy Citrícola Salteña presentó un recurso ante el propio Juzgado de Concursos que dispuso la liquidación, el recurso fue contra la providencia de la jueza, en la cual dice tres cosas, la primera que es incorrecto lo que afirma la Jueza, porque el motivo por el cual dispone la liquidación es porque la empresa presentó el 25 de noviembre del año pasado, un convenio suscrito por más del cincuenta por ciento de los acreedores comunes, que son los que intervienen en el concurso, y afirma la jueza que no llegó al 50% y que en consecuencia debe rechazarse el convenio presentado. El primer argumento que estamos haciendo es que la jueza contó mal y que efectivamente las mayorías están alcanzadas. El segundo tema que planteamos es que con prescindencia de este argumento, para dictar la sentencia de liquidación que emitió la Juez, en realidad omitió cumplir con una serie de procedimientos que marca la Ley de Concursos para resolver sobre este tema, entre ello poner de manifiesto el acuerdo, convocar a otros acreedores, que puedan adherir o puedan oponerse al mismo, verificar el monto total del pasivo que no está determinado por tener resolución final, en fin, es decir, convocar nuevamente a la Junta de Acreedores, a ver si ella entiende que no se reúnen realmente las mayorías, es decir, hay una cantidad de procedimientos que marca la Ley, que son preceptivos, que son mecanismos de garantía para los acreedores y para el deudor que la Jueza omitió. Entonces en función de este segundo argumento decimos que la sentencia es nula porque en última instancia omite requisitos procesales que son básicos. Y lo tercero que estamos diciendo en este escrito es que en última instancia se está disponiendo la liquidación de una empresa que es viable.
¿Por que es viable?
-Nosotros adjuntamos una consulta de una consultora en economía y finanzas que se llama «Exante», cuyo principal es un economista que se llama Pablo Rosselli, que es un señor muy conocido. El cual hace un estudio muy detenido de la situación de la empresa, es decir, el lo que dice es que esta empresa que cuenta en estos momento con el financiamiento adecuado para esta zafra, en última instancia esta empresa es viable y es capaz de repagar todas las deudas que tiene en un plazo máximo de seis años. Este acuerdo está adjuntado al escrito de recurso, es decir, está basado además en un estudio que hizo una consultora desde el punto de vista agronómico y estudió exactamente las especies que tienen, la evolución de las mismas, como van a seguir produciendo las quintas, porque hay muchas especies que están en proceso todavía de evolución y de producción plena. Y en función de todo esto realiza una cantidad de flujos, proyecta en los mercados y llega a las conclusiones que llega.
¿Qué conclusiones podemos obtener de todo esto?
-El tema importante de todo esto, más allá de los escritos que presentamos los abogados, las impugnaciones que hagamos, es poder alinear las expectativas de todos los actores hacia algo que es, yo entiendo un valor común de todos, se trata de no destruir valor en este proceso, Citrícola Salteña vale como empresa en marcha, produciendo, como empresa que integra la producción de las quintas con su empaque, con los canales exportadores, con el acceso a los mercados, todo esto forma una unidad y eso tiene un valor en sí mismo y una liquidación va a destruir ese valor.