sábado 13 de julio, 2024
  • 8 am

Se definió procedimiento para presentar y aprobar protocolo para reapertura termal

A raíz de la declaratoria de emergencia sanitaria por Coronavirus Covid-19 y con el objetivo de mantener la salud colectiva y evitar la propagación de la enfermedad, se adoptaron una serie de medidas sanitarias que incluyeron entre otras cuestiones, la suspensión de espectáculos públicos y eventos que implicaran aglomeración de personas, así como el cierre preventivo y provisorio de centros turísticos y de lugares acceso público. El fin de semana anterior, los operadores privados de la zona de Daymán se manifestaron en procura de obtener una señal de parte del Ministerio de Turismo, para que los centros termales puedan reabrir y comenzar a recibir turistas y reactivar poco a poco la industria hotelera y gastronómica del lugar.
BUSCANDO EQUILIBRIO
En la fase actual de la pandemia en Uruguay y buscando un equilibrio entre proteger la salud humana y minimizar los trastornos sociales y económicos, se hace necesario elaborar protocolos para el retorno seguro a las actividades habituales, así como definir un mecanismo de generación y aprobación de esos protocolos. En ese marco, desde el gobierno se elaboró un instructivo para “la sustanciación y aprobación de protocolos de salud que determinen las condiciones para la reapertura y/o funcionamiento de espacios públicos o establecimientos públicos y privados con acceso público”. Este instructivo busca “dotar a la gestión estatal de las máximas garantías” así como lograr “orden y celeridad en el estudio y la validación de esos protocolos”. De acuerdo al instructivo aprobado, “los ministerios competentes según la materia que se trate” enviarán los proyectos de protocolo a la Secretaría de Presidencia de la República que lo remitirá al Ministerio de Salud Pública para su evaluación. Luego de evaluarlo, el MSP lo volverá a enviar a Secretaría de Presidencia que a su vez lo remitirá a la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) para recabar la opinión del Grupo Asesor Científico Honarario (GACH) y posteriormente someterlo a consideración del Poder Ejecutivo