viernes 19 de julio, 2024
  • 8 am

Grupo de investigación constata la existencia de túneles subterráneos en Salto y la región

Por Alexander Ruppel.
El Profesor José Buslón integra un grupo denominado “El Sello de la historia”, son encargados de investigar la historia de Salto y la región, realizando diferentes acciones por tierra, agua y aire. En diálogo con CAMBIO, Buslón contó como surge este grupo y puntualmente se refirió a la existencia de túneles subterráneos en Salto. “El sello de la historia tiene como nombre un concepto simbólico que es el de sello, que está referido a la diosa Atenea que es la diosa del conocimiento, nosotros entonces proponemos el conocimiento histórico, por eso el nombre del equipo. El equipo se compone de 9 miembros, estamos en una etapa de recambio, tenemos dos compañeros que se dedican a la parte tecnológica, de registros fotográficos, registro documental, prospección aérea y posteriormente elaboración de documentales y presentaciones que vamos a realizar y difundir públicamente.
EQUIPO
Buslón dijo que “Tenemos un equipo también de cuatro compañeros que se dedican a la prospección arqueológica en tierra, utilizando detectores de metales y otros implementos relacionados. Tenemos un equipo que está dedicado a la prospección acuática, contamos con un buzo táctico y en el caso mío en particular hago prospección terrestre y el aporte de conocimiento histórico y la investigación de lugares. El equipo está funcionando como tal hace tres meses, pero cada uno de forma individual venía ya desde hace tiempo realizando algún tipo de acción, lo que hicimos ahora fue institucionalizar estas actividades, esquematizarlas y trabajar con un propósito de aportar a la sociedad”.
CASA AMBROSONI
Respecto al túnel ubicado en Casa Ambrosoni expresó “La semana pasada tuvimos la posibilidad de acceder a dos túneles, uno en la ciudad de Salto, se encuentra debajo de la Casa Ambrosoni y otro túnel que está en la zona del Saladero Guaviyú, en la localidad de Quebracho, Paysandú. Ambos túneles tenían como finalidad ser válvulas de escape, la Casa Ambrosoni que se inaugura en 1878 y comenzó a construirte desde el 1875 o 1876 fue epicentro de lugares de enfrentamientos de las guerras civiles en Uruguay, las que terminaron en 1904. La Casa Ambrosoni estaba en un enclave de lugares de enfrentamientos y si fuera necesario en algún momento huir tenían que tener las condiciones determinadas. En ese momento cuando venía el ejército enemigo, que estaba en la estancia por donde pasaba el ejército, le tenían que proveer de animales, tenían que proveer de lo que ellos pidieran, incluso hasta mujeres. En algunos casos sumarse al ejército, eso se llamaba la leva, la leva forzosa. Además se identificaba a tal familia con determinada divisa o la blanca o la colorada. Entonces las personas generaban condiciones para poder escapar, en este caso el túnel de la Casa Ambrosoni se encuentra en uno de los subsuelos de la Casa, es un túnel bastante estrecho, donde una persona parada no ingresa, el túnel atraviesa toda la casa y tiene una salida en el campo. Dice la leyenda que a la salida del túnel estaba un caballo siempre atado a un árbol que se encargaban de ir cambiándolo, por si en algún momento era necesario huir lo hacían. Estamos hablando de un túnel de unos 200 metros, desde que se ingresa a la Casa y se sale fuera de ella. Este túnel con el tiempo fue tapiado por familiares, ya que no querían exponer a quienes viven en el lugar a que pudieran encontrarse con extraños que ingresaran desde el exterior”.
SALADERO GUAVIYÚ
Otro de los túneles que lograron identificar se encuentra en el Saladero Guaviyú, en la localidad de Quebracho a unos 70 kilómetros de Salto “El otro túnel que nosotros estuvimos haciendo difusión está ubicado en la zona del Saladero Guaviyú en la localidad de Quebracho, en la desembocadura del arroyo Guaviyú, ese lugar fue a finales del siglo XIX un antiguo Saladero muy próspero, incluso se conocen las ruinas que es un lugar turístico, se dice que aproximadamente trabajaban entre 2.500 y 3.000 personas, muchos tenían su lugar de residencia en el campo, próximo al Saladero, incluso el dueño del Saladero vivía en ese lugar, en el año 1886 siendo Presidente Máximo Santos, tiene que enfrentar un ataque de las tropas coloradas, el epicentro de la batalla fue la zona del Saladero Guaviyú. De hecho nosotros en ese lugar encontramos evidencia física de restos arqueológicos vinculados a la guerra, proyectiles sin detonar y detonados, casquetes y botones que pertenecían al ejército gubernamental. A ese lugar llegamos por los estudios de relatos históricos del hecho, el encontrarnos esto nos hizo corroborar que el hecho fue concreto. En ese lugar el túnel sale de lo que sería la casa principal de uno de los propietarios del Saladero. Más o menos tiene la misma distancia del túnel de la Casa Ambrosoni. Está en una zona que da hacia otras construcciones, era el lugar ideal para huir porque en plena actividad del Saladero se dio la guerra, había que esconder los recursos económicos y cosas de valor y salir disparando cuanto antes”.
PALACIO CÓRDOBA Y JEFATURA
Además agregó que están investigando otros túneles en Salto, algunos en los que tienen constancia de su existencia “Nosotros estamos haciendo una investigación, en el 2016 el director del Museo de Arqueología Mario Trindade hizo una charla donde manifestó que por los requerimientos técnicos que necesita la construcción de un túnel, esto habría sido imposible. Ahora bien cuando termina la charla una persona se acerca al conferencista y le dice “tú no dijiste toda la verdad, porque sabes que existen túneles en Salto”, el conferencista respondió “uno es dueño de su silencio”. Podemos saber que hay uno, de esto ha dado testimonio Nestor Albisu, ex jefe de Policía del departamento, que atraviesa parte de la Jefatura. Cuando estuvimos investigando una posible entrada en el Cuartel de Bomberos nos cruzamos con ese túnel que atraviesa el lugar, es lógico porque allí existió en su momento el cuartel del ejército y de bomberos. Tenemos la certeza de la existencia de túneles en la ciudad de Salto, pero tenemos que corroborar si algunos efectivamente lo son o no, podemos ser víctimas del error. La tradición cuenta que Urquiza cuando venía a ver a una amante que tenía en Salto, venía hasta el Palacio Córdoba y cruzaba por un túnel que se ve en la dársena, hoy lo que se ve en la dársena es un cuadrado muy chico de unos 75 centímetros, pero fotos antiguas del lugar nos permitieron ver que eso era mucho más grande, alcanzaba un metro y medio. Por lo tanto suponer que se ingresaba en diagonal al Palacio Córdoba suena acertado”.
A LA MISMA ÉPOCA
“Los túneles responderían a la misma época, aproximadamente de 1815 en adelante, cuando se da el tema de la fundación de Salto, fue necesario generar lugares para el escape rápido por las confrontaciones. Lo que yo no creo respecto a los túneles es que sean de gran tamaño, hay uno que nosotros pre-suponemos que está en una casa de Calle Uruguay, próximo a la zona de “El Revoltijo” que cuenta con las condiciones para ser túnel, tener un lugar de entrada, salida, cierto tamaño y cierta consistencia en la construcción, la impresión que nos da es que fue utilizado para huir de las casas. Cuando hablamos de túneles pensemos también que algunos aljibes servían con esa utilidad, eran en realidad falsos aljibes o a una altura que no llegaba el agua, lo utilizaban para huir en los enfrentamientos civiles de la época. Traído al presente nos remitimos en la época de la guerrilla, con sótanos acondicionados para resistir un tiempo mientras durara el asedio o los vinieran a buscar. Nosotros fuimos a un lugar que era muy amplio, tenía unos bancos de piedra que utilizaban para permanecer ahí, estamos hablando de una estrategia de escape y supervivencia de los primeros años de Salto y en la década de los ’60 también” finalizó Buslón.