sábado 26 de noviembre, 2022
  • 8 am

Marcelo Fasana: “Lo que me hace esforzarme cada vez más es tratar de mejorar la genética de los animales que tengo”

Por Melisa Ferradini.
Marcelo tiene 36 años está casado con Florencia (30) y tiene una hija Pilar (6 meses). Es avicultor por hobby, miembro de la Sociedad Avícola de Salto desde el año 1999 cuando comenzó con esta pasión.
En una charla amena y cálida nos contó sus comienzos y los logros en la misma.
¿En qué momento de tu vida decidió ser avicultor?
Desde muy chiquito me encantaban los pollitos, mi padres en lugar de comprarme juguetes pasaban por una veterinaria y me los compraban. Siempre mis juegos eran en el gallinero, la mayor parte del día la pasaba allí. Un día, ya con 15 años me regalaron dinero y me compré un casal de estos animales para comenzar a criar.
Cuando tuve un predio grande con un buen espacio comenzé con este hobby que tanto me apasiona. Mis primeros logros de reproducción los obtuve con las razas; Sussex armiñada y Orpington negro. Mi tío, Marcos Erburo, fué un gran referente para mí él es criador hace muchos años y siempre que iba a su casa me pasaba horas contemplando sus campeones.
¿Cúal es el mejor reto que se plantea este hobby?
Lo que siempre me hace esforzarme cada vez más es tratar de mejorar la genética de los animales que tengo. Tengo un animal de una forma y buen color y trato de mejorar su forma. Trato siempre de comprar nuevos animales para mejorar la reproducción.
Puede describir…¿cómo es el proceso de un joven avicultor?
El proceso es ir adquiriendo buenos reproductores. Concurrir a las exposiciones que tienen animales certificados con pedigree que son aquellos con un número que tiene cada animal. Luego te inscribes en la Asociación Rural del Uruguay y ahí ya lográs inscribir tu cabaña y con este paso comenzás a reproducir tus animales por incubadora, los crías hasta los 5 meses. Ahí los seleccionas y los animales con defectos, estos no participan. Colocás los machos en jaulas individuales durante 5 o 6 meses y a las hembras las colocas todas juntas hasta la exposición.
¿Cómo es su día de trabajo?
Tengo a mi padre que colabora conmigo, se encarga del cuidado y la alimentación, ya que yo trabajo en el área cooperativista. En mis ratos libres colaboro y me encargo en la preparación de las camas con viruta, las jaulas y los detalles que faltan. Los machos siempre tienen que estar en jaulas individuales para evitar peleas, en cambio las hembras pueden estar juntas porque no tienen problemas.
Cuento con una importante cantidad de gallinas reproductoras que son las que utilizo para “madres”, nos son para exposición. Cada criador inscripto en la ARU (Asociación Rural del Uruguay) tiene su cabaña, la mía se llama “El Vasquito” con 21 años de vida.
En el primer año de vida de la cabaña logró en Paysandú, Reservado Campeón, en Salto primer premio y después Reservada Gran Campeón.
¿Cómo es ser avicultor en nuestro país?
Lo más costoso es la alimentación de los animales y las vitaminas. La atención veterinaria está a cargo de la Sociedad Fomento Avicola a través del Dr. Jose Menoni, él es el encargado de asistir y controlar cómo se encuentran para así obtener la habilitación para exponerlos.
¿Qué medidas sanitarias se deben tener en el criadero?
Mi cabaña está autorizada por la ARU y al ser miembro de Sociedad Fomento Avícola es un aval. Las medidas de higiene; cama de viruta para que estén secos y no haya mal olor, tenerlos encerrados, agua limpia, etc.
¿Cómo es el trabajo en la Sociedad Fomento Avícola de la cúal usted participa?
A partir del segundo martes del mes de marzo hasta el mes de octubre nos reunimos. Tratamos muchos temas importantes y evaluamos detalles de las exposiciones en que participamos y que realizamos. En noviembre realizamos la asamblea anual y evaluamos lo realizado durante el año. La exposiciones a las que concurrimos son:en el mes de junio Expo Banda en Paysandú, en julio la Standar también en Paysandú, agosto en Salto, setiembre en el Prado y octubre en Cerro Largo. En el exterior no realizamos exposiciones por no estar autorizadas por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca.
Alguna anécdota en este corto tiempo como avicultor…
Lo lindo es compartir con criadores de muchos años y sus vivencias. Siendo tan joven cuando comencé, ellos han sido muy importantes para mí.
Sus experiencias que han sabido transmitirlas, gracias a ello uno ha aprendido junto a ellos. Sus ímpetus y firmezas a la genética han llevado a lograr mis grandes premios en mi corta carrera.