Viernes 16 de abril, 2021
  • 8 am

Latidos 15/1/2021

COMO EN LATA

La imagen fue captada por un lector en una de las unidades de ómnibus del transporte urbano de Montevideo. El salteño viajó a la capital y observó que en los ómnibus la gente viaja abarrotada, sobre todo en las primeras horas de la mañana y en la tardecita. Esto muestra a las claras porque en la capital los casos han aumentado en forma considerable. Nadie se cuida.
ASÍ IMPOSIBLE
Cientos de salteños concurren cada día a las playas. Es entendible que el calor agobiante lleva a buscar un lugar para refrescarse, pero estamos en medio de una emergencia sanitaria y eso amerita a adoptar las medidas que se piden. No es posible que se observen aglomeraciones en la zona de playas más allá de ser un lugar abierto y con margen de espacios. Guardavidas y marineros de Prefectura, deberían impedir que se formen concentraciones.
42 POR DÍA
En Uruguay se roban 42 vehículos por día, mayormente motos. Entre enero y octubre del 2020 se denunció el robo de 12.662 vehículos y se detuvo a 384 personas en el marco de investigaciones policiales relacionadas a estos hurtos. Aproximadamente el 3% de las situaciones denunciadas hubo una persona detenida. Según datos del Observatorio de Criminalidad del Ministerio del Interior cayó un 19% la cantidad de denuncias por este tipo de situaciones.
EL ROL DE LOS INFLUECERS
En momentos en que las fiestas, las reuniones y las aglomeraciones de jóvenes son tema de discusión casi constante por el avance de la pandemia, hay especialistas que consideran que para evitar esto se deben encontrar voces adecuadas para llegar a los adolescentes. Se ha fallado en los interlocutores que hablan a los jóvenes, porque ellos no miran TV, ni escuchan radios de noticias, sino que se manejan con su celular mediante las redes sociales. Por eso, se llamó a buscar influencers que tengan mucha llegada y que puedan transformarse en héroes apuntando a que el tapabocas sea algo popular y no algo propio del cobarde o el temeroso del grupo.
SIN LECTURA
El 13 de marzo del 2020 la gente dejó de comprar libros. La gente dejó de hacer muchas cosas a partir de ese día, tras los primeros anuncios por la emergencia sanitaria, pero en el caso de la industria editorial el corte fue especialmente brusco, con las compras reducidas prácticamente a cero. Con las librerías y los shopping center cerrados, las calles desiertas, la incertidumbre económica como factor paralizante y la cabeza de los lectores en otras urgencias, los primeros meses de la pandemia parieron la mayor crisis del libro uruguayo en muchas décadas.