Viernes 16 de abril, 2021
  • 8 am

Brigada del Sunca culminó construcción del Merendero Rayito de Luz que atiende 60 niños

Por Karina De Mattos.
Barrio La Esperanza en la zona sur del departamento es habitado por ciudadanos de bajos recursos, donde se identifican grandes vulnerabilidades. Laura Mora, -vecina de la zona- desde hace más de cinco años lleva adelante un merendero en este barrio. En el último año debido a la emergencia sanitaria por coronavirus vio aumentar las necesidades del barrio y cada vez más niños y adultos se acercaron a su merendero, al que llamó Rayito de Luz. El merendero necesitaba una estructura mejor e instalaciones acordes para la preparación y despacho de alimentos. Desde la Obra Social Don Bosco se identificaron las necesidades del merendero y se recurrió a la brigada solidaria del Sindicato Único de la Construcción y Afines (SUNCA). CAMBIO dialogó con los protagonistas de esta historia. Laura Mora expresó: “Estoy muy agradecida con toda la brigada solidaria del SUNCA, porque era un sueño para mi desde siempre la construcción de este merendero. Porque me ha tocado recibir a los niños en invierno cuando se nos llovía todo. Este es un barrio que necesita”.
-¿A cuántas personas atiende el merendero?
-Al empezar teníamos entre 50 a 60 niños, en la actualidad vienen 120 niños y algunas familias. Todos los días funciona el merendero y logramos llevar la comida a estas personas con las donaciones de la gente, que son variables, momentáneas, me voy guiando por lo que contamos. Estoy muy agradecida porque hemos logrado llevar la comida a niños que si no fuera por el merendero se van a dormir con la panza vacía.
-¿Cuánto tiempo hace que existe el merendero?
-Hace 5 años y medio que está abierto el merendero, con la emergencia sanitaria hay mucha gente mayor que está sin trabajo, muchos más niños concurren día a día. Hacemos almuerzo y merienda Necesitamos leche en polvo, cocoa, avena, azúcar, y para el almuerzo alimentos no perecederos. Los recursos no alcanzan para la recarga de gas necesaria. Tras las reformas del merendero se necesita un anafe o cocina a gas y garrafa. Quienes puedan o quieran colaborar con nosotros pueden hacerlo en Barrio La Esperanza, pasaje 4 vivienda 18 es la ubicación del merendero para acercar donaciones.
”EL MERENDERO FUE UN COMPROMISO ASUMIDO”
CAMBIO dialogó con Marcelo Chucarro integrante de la brigada solidaria “Agustín Pedroza” del SUNCA. “Esto fue un proyecto de la capilla de Don Bosco, se contactaron con nosotros, e inmediatamente identificamos las necesidades del lugar, decidimos darle una mano, teniendo otra brigada trabajando en Barrio Calafí trabajando en una vivienda de una jefa de hogar que le incendiaron la casa. Fue un gran compromiso el merendero, se nos hizo muy cuesta arriba armar dos grupos de compañeros. Nos pusimos a trabajar porque la verdad que la compañera a puro pulmón está llevando a la mesa una olla para más de 120 personas diariamente. Ante las grandes necesidades tuvimos que hacer un poco más de los que se nos planteó, hasta hicimos un baño con ducha para que los niños se puedan bañar, pusimos una cocina con mesada y desagüe, la Intendencia colaboró con máquinas que realizaron un pozo negro. El barrio tiene muchas necesidades. Se tendría que realojar a las personas y construir viviendas nuevas para todos porque están en un pozo, cada vez que llueve es muy difícil la situación para los vecinos”.