sábado 13 de abril, 2024
  • 8 am

Las víctimas de trata cuando logran salir de las redes terminan como trabajadoras sexuales

Por Andrés Torterola.
La presidente del colectivo O.TRA.S (Organización de Trabajadores Sexuales) Karina Núñez dijo que diariamente reciben notificaciones, informes y denuncias de cosas que pasan en Salto, Artigas y Bella Unión. Núñez dijo a CAMBIO que reciben informes desde el territorio de trata de personas con fines sexuales, informan sobre la llegada de varias chicas que participan de fiestas y reuniones, donde algunos individuos eligen las edades y características de las jóvenes. La activista indicó que en lugares como Artigas existe una proliferación en los casos de explotación sexual de niños varones, en Bella Unión existe también una forma de explotación sexual similar y un trasiego constante hacia Brasil.
FUNCIONARIOS PÚBLICOS QUE INTEGRAN GRUPOS DE TRATA DE PERSONAS
Las personas que denuncian estas situaciones a “O.TRA.S.” no se animan a hacerlo en los lugares correspondientes, si al colectivo que se encarga de recabar informaciones y evidenciar los diferentes casos ante la justicia, la mayoría de las acciones los debe llevar adelante la fiscalía, pero no tienen estructura para hacerlo, tienen solo un juez para atender varios turnos, no tienen personal capacitado o los funcionarios integran y pertenecen a la red de tratas. “La ciudadanía está dispuesta a denunciar, la temática de trata”. En Salto sigue habiendo turismo sexual, con el tema de la pandemia están un poco más cuidados, se fijan en que los aspectos no sean tan juveniles, que las chiquilinas vayan en grupos para no ser identificadas.
ASESINADA POR DENUNCIAR
Las personas no denuncian porque saben que después nadie las protege, las redes de trata de personas con fines sexuales son integrantes del crimen organizado, y el estado no tiene las suficientes herramientas para proteger a los ciudadanos que denuncian estas situaciones. “Nosotros teníamos una compañera que colaboró en todo el proceso del desmantelamiento de la red desde Laguna Merín, hicieron toda la investigación posteriormente le sacaron la custodia y apareció degollada en Yaguarón”. Con estos antecedentes quién se va a animar a denunciar agregó Núñez.
INGRESAR A LA RED DE TRATA
El modo de operar ha cambiado, ahora lo hacen a través del consumo, depende de la sustancia que consuma la joven y su grado de adicción, de eso también depende el tiempo de participación en una red de trata con fines sexuales. En la mayoría de los casos las chiquilinas provienen de lugares donde ya son vulneradas, son muy pocos los casos de las chiquilinas que salen de un espacio de confort para integrar las redes o lugares donde son explotadas sexualmente. Las que integran las redes son chicas que están por debajo de todos los bloques de opresión por ese motivo las edades pueden ser desde los 9 años, a los 13 o 16 y de ahí en más. Todos estos casos han sido denunciados pero la mayoría de las veces se procesa a los responsables por narcotráfico o narco menudeo y no se los procesa por explotación o trata de personas. El colectivo “O.TRA.S” en dos años hizo 671 denuncias de redes tratas y de proxenetas, el sistema no acompaña a las victimas porque después que logran salir de las redes terminan como trabajadoras sexuales, no cuidadas por el estado.