Sábado 24 de julio, 2021
  • 8 am

“Desde Rivera se están trasladando pacientes a Tacuarembó porque en Salto no hay camas”

Por Karina De Mattos.
CAMBIO dialogó con el Secretario del Interior de la Federación de Funcionarios de la Salud Pública (FFSP), -Javier Acosta- que explicita la situación que se vive en Salto y en todo el territorio nacional.
-¿Cómo visualiza la situación actual la federación?
-Con esta nueva cepa que tenemos en el país, el P1 de Manaos, que contagia más rápido, entonces estamos en una situación bastante difícil con las emergencias repletas, con los CTI en el norte saturados. En el Hospital Regional de Salto no tenemos camas, está todo ocupado. En el Hospital de Rivera lo mismo. En Artigas tenemos algunas camas. Tampoco tenemos camas en Fray Bentos. Los CTI son bastante complicados al igual que las salas de emergencias. Tenemos a la gente que está realizando hisopados se encuentra realmente agotada porque cada vez están haciendo más pruebas. Alrededor de once a quince mil test diarios. También con la vacunación, la gente ha concurrido en masa a vacunatorios y eso no es fácil para nuestros compañeros que son los que dan la cara en estos lugares. No solamente por el malestar de la gente esperando sino que tampoco es fácil vacunar a tanta gente por día. Estamos en una situación general realmente difícil.
-¿Cuál es la disponibilidad de camas de CTI en el Hospital Regional de Salto?
-Es muy dinámico, casi todos los días están sin camas. Lo sé porque dialogo todos los días con la Comisión Interna del Hospital y solicitamos que verifiquen bien y no hay camas. Desde Rivera se está trasladando pacientes a Tacuarembó porque en Salto no hay camas.
-¿Cuál es la situación en relación a los recursos humanos?
-En el Hospital de Salto contamos con una sala de CTI a la que los trabajadores le llaman el sector rojo de covid y el amarillo que corresponde al de cuidados moderados donde están estabilizados. En la brevedad se van a habilitar doce camas más en cuidados intermedios. Donde van a entrar a trabajar alrededor de cuarenta trabajadores. Estamos teniendo un gran dilema con este tema porque están ingresando trabajadores de forma directa y no a través de un llamado como debería ser. Por más que es un contrato por tres meses, en todo el país se están agregando camas en cuidados intermedios o moderados. El tema es que en el hospital de Salto están ingresando en forma directa, es decir que entran a dedo. Ahí estamos teniendo una dificultad. Menos vamos a mejorar en personal capacitado cuando entran en forma directa. Esta es una cuestión que nos hemos enterado del Hospital de Salto y no estamos de acuerdo con esta modalidad. El tema es contar con personal calificado. Toda la vida desde la FFSP se solicitaba más capacitaciones. Ahora la misma gente que especializada en CTI trabaja en el sector público y en los privados, entonces cuando un trabajador es cuarentenado o positivo de covid-19, perdemos un trabajo. Hay personal que trabaja doce horas. No hay tanto personal especializado para poner tantas camas, pueden haber 50 mil respiradores pero no tenemos los recursos humanos necesarios.
-¿Se han observado situación de agotamiento?
-Las medidas de cortar la movilidad al máximo obedecen a que esta nueva cepa tiene una alta tasa de contagio. Se está desparramando muy rápido, y por ende los trabajadores de la salud están totalmente agotados. No es fácil, he dialogado con algunos compañeros que están trabajando en las salas de CTI y ellos nos dicen que la experiencia y la formación han sido fundamentales. Porque cuando ingresan al CTI lo hacen solos, no se pueden olvidar de nada, no pueden fallar en nada. Es un trabajo de vital importancia, a veces es una tarea que les lleva cuatro horas a un solo paciente. Los trabajadores de CTI están realmente agotados, no se pueden enfermar. Si se enferma el personal especializado que trabaja en lo público y en lo privado, se nos va a poner más difícil a futuro.