domingo 26 de mayo, 2024
  • 8 am

En Salto 30 gimnasios y 600 familias se ven perjudicadas por medidas en relación al covid

Por Karina De Mattos.
El Poder Ejecutivo ha determinado el cierre de los gimnasios como medida contra el coronavirus en medio de la emergencia sanitaria. Los dueños de estas empresas no están para nada conformes. CAMBIO dialogó en este sentido con Nicolás Bonini como vocero de los gimnasios de Salto, integrante del directorio de la Cámara Nacional de Gimnasios y Clubes.
-¿Cuál es la realidad de los gimnasios en Salto?
-Cerraron los gimnasios en marzo del año pasado porque hubo una incertidumbre tremenda, los volvieron a cerrar en diciembre, que no tuvo sentido porque no habían casos de coronavirus en gimnasios, por otro lado en Salto había un solo caso en todo el departamento, una locura cerrar todo así. En marzo de 2021 nos volvieron a cerrar sin también haber registros de casos en gimnasios. El tema es que han cortado el hilo más fino. Porque por ejemplo el deporte profesional siguió porque le aporta dinero a la Secretaría de Deportes, nosotros como no le damos nada nos cortaron. El que manda acá es el secretario nacional de deporte, Sebastián Bauzá.
-¿Se elaboró un protocolo en relación a la actividad?
-Nosotros hicimos un protocolo para gimnasios al inicio de la pandemia, lo fuimos puliendo conjuntamente con el Ministerio de Salud Pública, quedó pronto y está presentado desde el mes de setiembre del año pasado. Recién la semana pasada lo aprobaron, está firmado por Álvaro Delgado. En este documento se dicta que los que tienen poder de abrirnos son el Poder Ejecutivo o el CECOED de cada departamento, el Centro Coordinador de Emergencias Departamentales de Salto se lavó las manos y ni siquiera me recibieron para una reunión. Con protocolo y todo no nos quieren dejar trabajar. Pedimos explicaciones y se pasan la pelota y no responden. Por lo visto prácticamente no quieren arriesgar nada porque si se llegan a dar casos en gimnasios el gobierno van a responsabilizar, se entiende pero es lo mismo que pasó en las termas. Lástima que esto es política, le buscan la quinta pata al gato en vez de ayudar a la gente, a la economía y a la salud.
-¿Cuántos gimnasios y cuantas personas se ven perjudicadas ante estas medidas?
-En cuanto a los gimnasios en Salto hay más 30 con locales y después hay profesores independientes, las escuelas de fisioterapia, de pilates, de taekwondo, de boxeo, de yoga, porque entra todo, no sólo gimnasio de aparatos. Hasta las escuelas de danzas que hay muchísimas en Salto. Por lo menos en Salto no hay más de 200 empresas involucradas, en las que trabajan dos o tres personas, o a veces más, entonces tienes más de 600 familias en la calle. Y te digo en la calle porque el gobierno no se hace cargo de UTE, de OSE, y demás como vendieron humo el otro día. A nosotros nos toca pagar incluso más cuando estamos cerrados. Subsidios no tenemos de nada, tengo compañeros que deben más de 2 mil dólares de alquiler porque alquilamos locales grandísimos. Por ejemplo el Gimnasio de Club Tigre tuvo que vender todo y cerrar. A nivel nacional hay más de 1800 gimnasio, es innumerable la cantidad de puestos de trabajos que se han perdido. Yo en particular mi gimnasio tuve que dejar sin laburo a tres profes, al de marketing, la empresa de limpieza, contador, abogado, son como 7 personas sin laburo nada más.
-¿Es mucha gente la que está siendo afectada?
-No solamente quiero contar de las fuentes laborales que se perdieron y el estrés mental que esto supone a cada uno de los trabajadores que no saben cómo van a vivir. Sino que está otro tema, nosotros tenemos 500 socios, hay gimnasios que tienen entre 100 y 200, para hacer un promedio entre socios promedio por gimnasios y clubes estamos hablando aproximadamente 60 mil personas, la mitad de la población prácticamente que están sin actividad física, están desesperados en sus casas.