Sábado 24 de julio, 2021
  • 8 am

Bajo el lema “Los feminicidios no se toman cuarentena” feministas se movilizaron en Salto

Por Karina De Mattos.
El movimiento Ni Una Menos comenzó hace ya seis años y hace dos que encuentra a las feministas en medio de una emergencia sanitaria por coronavirus, sin embargo, estas mujeres no han dejado de luchar por sus derechos. Porque después de todo a pesar de la pandemia, han asesinado a 14 mujeres en el 2021 en manos de sus parejas, ex parejas o familiares. Las medidas de aislamiento han acrecentado las denuncias de violencia doméstica y puesto a las mujeres en un estado de vulneración mayor. En la tarde de ayer un grupo de mujeres, correspondiente a la organización feminista se movilizó en contra de los feminicidios en la esquina sobre el Juzgado Penal, y luego descendió por la arteria principal de la ciudad. En la semana se realizaron intervenciones en diferentes barrios de la ciudad.
MEDIDAS INSUFICIENTES
-La proclama leída ayer decía. “Nos encontramos por “Ni una menos” para exigir justicia por las que ya no están y por las que están pero siendo violentadas en sus hogares, en los prostíbulos, víctimas de la pobreza y todo lo que eso conlleva para nosotras, las mujeres. Los reclamos continúan siendo los mismos porque el Estado sigue sin atender las emergencias de las mujeres en un país machista y feminicida, con una sociedad que guarda silencio ante los actos violentos. El Estado es el principal responsable por no dar respuestas concretas y continuar siendo cómplice de la violencia patriarcal en sus amplias formas de ser ejercida mientras vemos poca voluntad política por atender y solucionar estas urgencias. Los feminicidios son la causa más visible de la violencia patriarcal que se nos infringe por el hecho de nacer mujeres con un cuerpo sexuado. Las denuncias por diversa índole van en aumento por motivos variados pero siempre refiriéndose a algún tipo de violencia basada en género hacia las mujeres, adolescentes, niñas y niños, predominando las denuncias por abuso sexual, violación, acoso, violencia física y psicológica. En gran parte las medidas tomadas para proteger a la víctima son insuficientes y los varones agresores vuelven a reincidir en los delitos.
¿QUÉ PASÓ CON NAZARENA PORTO?
El caso de Nazarena Porto formó parte de la proclama también. A más de 3 años de la desaparición y feminicidio de la joven de 16 años, su madre Leticia Da Costa Leites dialogó con CAMBIO, y exigió justicia. “Parece que a policías y fiscales de Salto no les interesa el caso de Nazarena Porto. El Fiscal Martinicorena me prometió que iba a sacar el caso adelante, pero cada día estoy perdiendo más la confianza en la policía y en los fiscales. Ya hace tres años y seis meses y es una vergüenza que todavía no sepamos qué pasó con Nazarena. Espero que el Fiscal se ponga los pantalones, y haga algo por el caso. Estoy mal y nerviosa, porque pasan los días y yo no consigo respuestas por Nazarena y la extraño un montón”.