Lunes 20 de septiembre, 2021
  • 8 am

Latidos 22/07/2021

QUE SEAN VISIBLES
La puesta en marcha de la exhortación a utilizar chalecos o cintas reflectivas en motociclistas rige tanto para quienes conducen la moto, como para el acompañante. En ese sentido las autoridades de Movilidad Urbana indicaron que el elemento reflectivo debe ser visible. Esta aclaración surge debido a que muchos estudiantes que circulan en motos colocan sus mochilas por encima del chaleco o la cinta y obstaculizan justamente el elemento principal que es el que se pretende visualizar que es darle una mayor visibilidad sobre todo en horas nocturnas.
NO SALIMOS
Mañana viernes 23 de julio con motivo de asignarse el día libre mensual para los vendedores de diarios (canillitas), CAMBIO no será editado. El reencuentro con nuestros lectores será el próximo sábado 24 de julio.
MALA COSTUMBRE
Se siguen observando personas que cada noche revuelven la basura en busca de algún elemento que les sirva. Una lectora dijo que “según se ha informado en Salto hay cuatro comedores que reparten 1.000 platos diarios de comida y a eso se les suman las más de 20 ollas populares y la ayuda del MIDES con bandejas congeladas. Por tanto es imposible que con toda esa ayuda la gente ande buscando comida”, dijo. Agregó que hurgar en los contenedores y en las bolsas de basura se ha vuelto una práctica, una mala costumbre por parte de quienes realizan este tipo de tareas.
ESPACIO REDUCIDO
Padres que llevan a sus hijos al Colegio Santa Cruz (Diagonal Centenario), expresan que en los horarios de ingreso y egreso de los chicos, el espacio destinado para estacionar motos es muy reducido y la mayoría de las veces se forma un caos debido a este problema. Se pide delimitar la zona para motos con nueva pintura (más visible) y presencia del cuerpo inspectivo para evitar que en el lugar de motos estacionen automóviles, sobre todo camionetas. Esto debido a que en el lugar funciona un comercio cuyos clientes no respetan la parada de motos.
¿CUÁL ES EL PROBLEMA?
El Mides reforzó las acciones para brindar asistencia a las personas en situación de calle e implementó cuatro paradores nocturnos que ofrecen alojamiento y dos comidas. Uno de los paradores funcionaba en la zona de Maroñas (Montevideo) y era gestionado por el Centro Evangélico Mundial en acuerdo con el mencionado ministerio. Sin embargo, el acuerdo cayó luego de que se comprobara que los administradores del lugar realizaban una acción evangelizadora entregando biblias a los indigentes que allí pernoctaban, algo que cobró difusión luego de que el periódico la diaria publicara un informe al respecto.