Martes 26 de octubre, 2021
  • 8 am

San Rafael vendió sus toros Aberdeen Angus y Polled Hereford un 28,5% mejor que en 2020

La zafra de reproductores como todos los años, tiene sus puntos más altos y los no tanto, sin embargo todos se quedan con los precios de punta, sin embargo en la generalildad de la zafra los promedios vienen por encima del 2020, y en esto algunas cabañas se destacan, con incrementos como el de San Rafael y Vasco Pampeano que crecieron un 28,5% el valor de sus toros de un año a otro, cuando el promedio de aumento de la zafra es muy inferior a esa cifra.
El remate fue fluído de principio a fin, con piques dentro y fuera del salón de ventas, lo cual sumado a las pre-ofertas permitió colocar el 100% de la torada en prácticamente menos de una hora, sin contar los vientres que se vendieron al principio, como es es tradicional, el martillo estuvo a cargo de Gerardo Zambrano.
En los vientres propuestos por la cabaña La Porteña, se vendieron 12 vacas preñadas SA a un valor de US$ 960, en tanto que la oferta de vaquillonas SA de San Gabriel se colocó en US$ 780, las vaquillonas sin tatuar en US$ 660 y las terneras en US$ 480.
A partir de ahí el remate se centró en la oferta de toros propuesta por San Rafael donde se colocaron 40 reproductores a un promedio general de US$ 3.015, un 28,5% por encima de los US$ 2.345 de 2020.
En el Aberdeen Angus se colocaron 27 toros a un máximo de US$ 4.200 y un mínimo de US$ 2.400 con un promedio de US$ 3.000. En el detalle, los 20 de pedigree hicieron US$ 2.916, los 4 SA en US$ 3.180 y los 3 Puro Controlado en US$ 3.320.
En el caso de los 13 toros Polled Hereford, los valores se posicionaron entre US$ 3.240 de máximo y US$ 2.640 de mínimo con un promedio de US$ 3.046.
Al cierre de las ventas, tanto Gerardo Zambrano como Alejandro Arralde, ambas firmas rematadoras, coincidieron en la agilidad que brindó la pre-oferta para concretar el remate con agilidad, además de la demanda que se visualizó tanto en el local, como en las ventas por teléfono. Zambrano agregó que quedaron compradores con toros sin comprar.
Omar Burutarán, principal de la cabaña, dijo que fue muy bueno ver la demanda que se vió por la oferta de toros, en todos los lotes hubo puja y los valores son los que marca el mercado. Por su parte, Matías Burutarán, agradeció el trabajo y el esfuerzo del personal de la cabaña, tanto los que estaban en el local de ventas, como aquellos que quedaron en la estancia atendiendo los partos de los toros que saldrán a venta dentro de dos años.