Lunes 17 de enero, 2022
  • 8 am

Sugerencias para reducir pérdidas por estrés calórico en la ganadería vacuna

Ante la llegada de la ola de calor, con temperaturas extremas que superan los 40 grados, diferentes instituciones y técnicos se encuentran emitiendo algunas sugerencias de manera tal de mitigar los efectos adversos del estrés calórico en los animales y mantener las mejores condiciones de bienestar animal.
Previo a marcar algunas de las sugerencias que llegaron a nuestra mesa de trabajo, es importante que el productor reconozca los síntomas del estrés calórico en sus animales. El Plan Agropecuario en este sentido indica que “aumenta frecuencia respiratoria, jadeo, disminución del consumo de alimentos y aumento del consumo de agua”, por lo que sugiere que al ver animales en estas situaciones el productor intente bajar la temperatura de inmediato, mediante baños de aspersión con una manguera, por ejemplo.
Sugerencias del IPA
En el caso del Instituto Plan Agropecuario, la Dra. Valentina Herrera, técnica de la regional litoral norte, marcó cuatro claves que son importantísimas para minimizar el impacto negativo del estrés calórico. En primer lugar destacó la necesidad de contar con sombra para el ganado. De no contar con la misma de forma natural, es sugerida la realización de sombras artificiales con una altura de cuatro metros, con espacio de 3 a 4 metros cuadrados por animal. La profesional explica que estás dimensiones evitan que el animal se estrese y se desarrollen enfermedades.
En segundo lugar marcó la importancia del libre acceso y disponibilidad de agua fresca y de buena calidad para los ganados. En este sentido remarcó que las vacas en lactancia y los novillos en terminación consumen 80 litros diarios, pero pueden llegar a duplicar su consumo en estas condiciones extremas. Por lo tanto el frente del bebedero debería ser de 6 cm aproximadamente por animal.
El tercer punto es el manejo de los ganados, donde la profesional sugiere evitar arreos, castraciones, vacunaciones y transportes durante las horas de mayor calor. Organizar los trabajos para terminar antes de que comience el calor, no esperar al pico de temperatura para finalizar. Los animales deben tener buen estado sanitario ya que un episodio de estrés por calor podría agudizar cualquier enfermedad.
Por último marcó la importancia de la alimentación en estas situaciones. En este sentido recomendó suministrar al ganado dietas con alto contenido energético. Marcó en su informe que el animal frente al aumento de temperatura disminuye el consumo y aumenta requerimiento de energía, por lo cual hay que darle mucha calidad nutricional en poca cantidad.
Sugerencias AACREA
Por su parte los técnicos CREA, en Argentina, estan sugiriendo “suspender todo trabajo en corrales en esos días, si fuese indispensable, hacerlo muy temprano en la mañana. Evitar traslados de hacienda o hacerlo de noche”.
Al igual que los técnicos del Plan Agropecuario, resaltan la importancia de asegurar agua fresca y limpia, para el ganado. En este sentido recomiendan realizar un “chequeo del funcionamiento de aguadas, tanques, molinos y bebederos. Donde se pueda tener prevista la colocación de moto bombas para extraer agua, y asegurar disponibilidad de nafta en el campo”.
Los profesionales argentinos explican que “una vaca adulta puede consumir hasta 100 litros de agua por día por lo que un rodeo grande llega a vaciar rápidamente un tanque australiano”.
En el caso de los corrales, se recomienda “disminuir la energía de la ración, asegurar fibra y de ser posible, humedecer la dieta” dice el informe de AACREA. “Ante la observación de animales con baba, bajar la entrega diaria de comida, hasta 50%. En Terminación, luego hay que recuperar el consumo con cuidado”.
Bienestar animal
La Dra. Patricia Rovella, médica veterinaria del ejercicio liberal, experta en Bienestar Animal en la cadena cárnica y ejecutiva de Negocios de LSQA, también emitió algunos “tips” en referencia al bienestar animal de los ganados ante la ola de calor.
En primer lugar marcó, al igual que los otros profesionales, la importancia del acceso “además de las áreas de sombras, a sistemas de agua que le permita refrescarse”.
En este sentido dijo que “en condiciones normales la distancia que debe recorrer para acceder al agua debe ser de menos de 0,8 kilometros en terreno irregular e inclinado y 3,2 kilomentros en aquellos planos y lisos. En épocas de calor extremo deben caminar menos”.
Según la especialista es “esencial contar con lugares con sombras en pastos y corrales de engorde. De manera general el ganado joven necesita entre 0,7 a 1,2 m2 por animal”.
Además indicó que “la refrigeración por evaporación, a través del uso de rociadores, nebulizadores, cañones de agua u otros mecanismos apropiados puede ayudar a evitar el agotamiento por calor, especialmente en los corrales de engorde. Definitivamente los rociadores es de esencial importancia en los corrales” indicó.