martes 4 de octubre, 2022
  • 8 am

Consejos para proteger las mascotas durante estos días de sofocante calor

El cambio climático está provocando que los veranos sean cada vez más largos y calurosos, lo que genera condiciones potencialmente peligrosas para el ser humano, el medio ambiente y la biodiversidad. También para las mascotas, por el mayor riesgo de enfermedades relacionadas con el calor y la posibilidad de quemaduras en el pavimento. Es por tanto necesario adoptar medidas específicas para proteger del calor a perros, gatos y demás mascotas.
LUGARES CON SOMBRA Y AGUA
Basta colocar el dorso de la mano sobre el pavimento. Si hace demasiado calor para mantenerlo durante más de 7 segundos, la temperatura es demasiado elevada para una mascota. La solución en esos días calurosos es buscar lugares con césped o con sombra para pasear al perro. O cambiar el horario de la caminata a primera hora de la mañana o por la noche, cuando la temperatura es más fresca. Nunca se puede dejar a la mascota en un auto. Ni siquiera por un minuto. En un día con 40°C de temperatura, un automóvil con las ventanas ligeramente abiertas puede alcanzar 50°C en solo 10 minutos. Pero las mascotas, en especial los perros se enfrentan a otros peligros. Los principales son las enfermedades por calor y el esfuerzo.
SEGÚN LA RAZA
Aunque el ejercicio físico ayuda a reducir el estrés, combate la obesidad y mejora los problemas de comportamiento, cuando hace calor hay que adoptar medidas para mantener fresco al perro. La principal, llevar agua fría (nunca helada, pues causa vasoconstricción en la piel y bloquea el calor). Los perros de razas grandes y de cara plana (razas braquicefálicas, como bulldogs, shihtzus o pugs), según ese estudio, tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con el calor simplemente por sentarse al sol en un día caluroso. Además, algunas razas grandes, como los perros perdigueros de oro y labrador y perros militares o de trabajo como los pastores belgas o alemanes, son más susceptibles a sufrir insolaciones o golpes de calor. Y los perros con pelaje blanco son más propensos a sufrir quemaduras solares y cánceres de piel.