viernes 30 de septiembre, 2022
  • 8 am

Primera ordenanza de los “equipos sonoros rodantes y fijos” de Salto en marzo de 1939

Por Cary de los Santos.
El 29 de marzo de 1939 en «Sala de Sesiones» de la Junta Departamental de Salto, se decretaba la «Ordenanza sobre los Equipos Sonoros Rodantes y Fijos», y además, las autoridades habían previsto un periodo de inscripción anual, para que los interesados se registrarán, comprendido el mismo, desde el 1 de enero al 30 de enero. Sin embargo, las autoridades posteriormente de realizada las inscripciones, eran quiénes autorizaban y concedían las licencias para el «funcionamiento de los altavoces».
SOLICITUD E INSPECCIÓN DE EQUIPOS SONOROS
A los interesados para su inscripción, se le exigía presentar la solicitud por escrito ante la «Secretaría de la Intendencia Municipal de Salto» y especificar si el «equipo sonoro» era rodante o fijo. Sin embargo, al cerrarse el plazo de inscripción la Intendencia Municipal, designaba: un «técnico o experto en radio» con el único propósito de examinar minuciosamente el material empleado en la construcción de los amplificadores, y someterlos, a las pruebas necesarias para asegurar la mayor calidad en el sonido. Si la inspección de los equipos sonoros fuera favorable, beneficiaba al solicitante al otorgársele por parte del municipio, la licencia y autorización correspondiente. En caso contrario, se le daba al interesado un plazo de 30 días para solucionar los inconvenientes encontrados en la inspección de los «equipos sonoros».
REGULACIÓN DE LOS EQUIPOS SONOROS
Los equipos sonoros de amplificación fijos, estaban regulados por la respectiva ordenanza, y en la zona céntrica, podían funcionar en los días «domingos y festivos» con la condición de que los parlantes sonoros se encontrarán ubicados a 200 metros uno del otro. En cambio, en los barrios de la ciudad los equipos sonoros fijos, se permitía funcionar en los días hábiles pero con la inspección correspondiente del municipio salteño.
RED PRUCALI DE AMPLIFICACIÓN SONORA
Los equipos sonoros o «red de amplificación sonora» en calle Uruguay, comenzó a funcionar desde el establecimiento de la Ordenanza hasta los años 70 del Siglo XX, y la razón social de la empresa que brindaba el servicio, era «La Red Prucali». El recordado y querido cronista Néstor Albisu, al respecto, nos dice: «…Su primer dueño fue el Sr. Martínez Jardín. Su horario, en la época que la conocí, era de 11 a 12.30 en la mañana. Por la tarde, de 19 a 21. Había variaciones en verano. Algunos domingos se conectaba con el relato de Carlos Solé, quien durante los partidos repetía que era retransmitido por la Red Prucali de Salto. Algunos partidos importantes y sobre todo el mundial del 50, reunió relativa cantidad de gente junto a las columnas…»
MÚSICA, INFORMACIÓN Y AVISOS COMERCIALES
La Red Prucali tenía sus columnas de equipos sonoros en la principal arteria de Salto, abarcando el tramo de la calle Uruguay comprendido entre las plazas «Treinta y Tres» y «18 de Julio». En la red de columnas sonoras se pasaba diferentes estilos musicales de la época, no pudiendo faltar en el tango: Carlos Gardel, Tito Schipa, Julio Sosa, Francisco Canaro y su orquesta; en la música mexicana: Javier Solís, Jorge Negrete, Pedro Infante y Vicente Fernández; románticos: Trío Los Panchos, Los 5 Latinos, Los Plateros, Matt Monro, Nat King Cole, Frank Sinatra; tenores: Enrico Caruso y Mario Lanza, etc. Sin embargo, la red además de pasar música en las columnas sonoras, también pasaba «información y avisos comerciales» que era la forma de acaparar la atención del peatón por la escasez de información en la época (no todos poseían radios receptores en su casa) y de sustentarse por medio de los avisos comerciales.
COLUMNAS SONORAS DE STÉNTOR
En los años 60 del Siglo XX se agregaron otras «columnas de equipos sonoros» en algunas esquinas de las calles Brasil y Artigas, que corrían paralelo a la calle Uruguay, y otras ubicadas en calles de la popular Zona Este. Está nueva red pertenecía a la «Organización Sténtor», siendo su propietario fundador «José Antonio Rosaspini», y su oficina central, se encontraba en calle Uruguay Nro. 1010, sirviendo de depósito, atención al público y desde allí se operaba la nueva red de columnas sonoras.
EL CINE SONORO STÉNTOR
La Organización Sténtor fue una de las empresas de Salto, en llevar el llamado «microcine o cine callejero» a los barrios salteños y al Puerto de Salto.
Para poder hacerlo contaba con el apoyo y generoso auspicio de la banca y del comercio de Salto y Montevideo, pudiendo ofrecer un abundante material fílmico de notoria comicidad y con grandes actores y protagonistas, tales como: Luis Sandrini, Pinocho, José Martínez, Niní Marshall, Libertad Lamarque entre otras estrellas del cine criollo. En el año 1965 la temporada de microcine de Sténtor, comenzó en noviembre y solamente en ese mes se proyectaron más de 22 películas, entre ellas podemos citar algunas: Águila Blanca, Río Abajo, Madreselva, Cuando los duendes cazan perdices, Caminito de gloria, Arriba el telón, Continente Blanco, Un tropezón cualquiera da en la vida, Fragata Sarmiento, El tesoro de la Isla Maciel, La Madrasta, Bartolo tenía una flauta, La mujer del colegio, El Tango vuelve a París, Toscanito y los detectives, La Cueva de Alí Babá, Sala de Guardia, Mujeres que trabajan, El Profesor O, El más infeliz del pueblo, Ojos verdes y Mi Esqueleto.
BIBLIOGRAFÍA
1- Ordenanza de Equipos Sonoros Rodantes y Fijos – Intendencia Municipal de Salto – Año 1938.
2 – La última columna…sonora – Néstor Albisu – Diario Cambio Digital del 22 de abril del 2010.
3 – Comienza su ronda el cine sonoro Sténtor – Diario Tribuna Salteña, noviembre de 1965.
Foto1:-En la esquina de Uruguay y Soca, se puede aprecia la columna de equipo sonoro de La Red Prucali. (Fotografía de la Colección Barrios Pintos de la Biblioteca Nacional de Uruguay).

Foto2: -Aviso comercial de Organización Sténtor.