jueves 6 de octubre, 2022
  • 8 am

Unos 450 niños nacen cada año con cardiopatías congénitas en Uruguay, un 80% se logran resolver

Por Daniel Spinelli
El corazón de un bebé comienza a desarrollarse en la concepción, pero se forma por completo a las ocho semanas de embarazo. Las cardiopatías congénitas ocurren durante estas primeras ocho semanas cruciales del desarrollo del bebé. Para que el corazón se forme correctamente, deben cumplirse ciertas etapas específicas. Generalmente, las cardiopatías congénitas son el resultado de que una de estas etapas cruciales no se cumpla en el momento correcto. Por ejemplo, queda un orificio en el lugar en el que debería haberse formado una pared divisoria, o hay un solo vaso sanguíneo donde debería haber dos.
CAUSAS
La gran mayoría de las cardiopatías congénitas no tienen una causa conocida. Las madres con frecuencia se preguntan si hicieron algo durante el embarazo que causó el problema cardíaco. En la mayoría de los casos, no se puede encontrar ninguna causa específica. Algunos problemas cardíacos ocurren con mayor frecuencia en las familias; por lo tanto, es posible que haya un vínculo genético con algunas cardiopatías. Es probable que algunos problemas congénitos se produzcan si la madre tuvo una enfermedad durante el embarazo y tomaba medicamentos, como medicamentos anticonvulsivos o isotretinoína, un medicamento para tratar el acné. Sin embargo, la mayoría de las veces, no hay un motivo identificable por el cual haya ocurrido la cardiopatía.
DE LEVES A COMPLEJOS
Los problemas cardíacos congénitos varían de simples a complejos. A algunos problemas cardíacos los puede ver el médico del bebé y se pueden controlar con medicamentos, mientras que otros requerirán cirugía, a veces en las primeras horas posteriores al nacimiento. Un bebé incluso puede «curarse» de algunos de los problemas cardíacos más simples, como el conducto arterial persistente o la comunicación interauricular. Estos defectos simplemente se pueden cerrar por sí solos con el crecimiento. Otros bebés tendrán una combinación de defectos y requerirán varias operaciones a lo largo de sus vidas.
URUGUAY
De acuerdo a las cifras que maneja la Fundación Corazoncitos, unos 450 niños nacen con cardiopatías congénitas en el Uruguay y hay unas 200 cirugías cardíacas pediátricas al año. La mayoría de las cardiopatías se logran resolver. Algunas con medicación, otras con cirugía y algunas más complejas con intervención de médicos extranjeros. Con las nuevas tecnologías se ha logrado que más de 60 diagnósticos se hagan prenatales, es decir antes que el bebé nazca. (Fuente: Fundación Corazoncitos)
IMPACTOS
-Problemas que hacen que pase demasiada sangre a través de los pulmones. Estos defectos permiten que la sangre rica en oxígeno que debería pasar al cuerpo recircule a través de los pulmones, lo cual provoca un aumento de presión y esfuerzo en los pulmones.
-Problemas que hacen que pase muy poca sangre a través de los pulmones. Estos defectos hacen que la sangre que no ha estado en los pulmones para recibir oxígeno (y, por lo tanto, es pobre en oxígeno) pase al cuerpo. El cuerpo no recibe suficiente oxígeno con estos problemas cardíacos y el bebé puede estar cianótico o tener un color azulado.
-Problemas que hacen que muy poca sangre pase al cuerpo. Estos defectos son el resultado de cavidades subdesarrolladas del corazón o bloqueos en los vasos sanguíneos que impiden que la cantidad adecuada de sangre pase al cuerpo para satisfacer sus necesidades.