viernes 30 de septiembre, 2022
  • 8 am

Tiene 2 años los médicos la desahuciaron y sus padres piden se le haga diálisis para seguir viviendo

Movistar – 19/09/22 al 19/10/22

Por Karina Izaguirre.
Sahiana es una niña de 2 años y 4 meses que residen en barrio Ceibal. Su familia está compuesta por su madre Fiorella, su papá Luis Enrique y su hermano Santino. La historia de la pequeña comienza a los 4 días de haber nacido cuando le diagnosticaron “hipoplasia renal crónica”, en el CTI de Salto. Según dijo su mamá a CAMBIO esta enfermedad no dejó desarrollar sus riñones dentro del vientre. Desde el momento de su diagnóstico fue trasladada a Montevideo, al Hospital Pereira Rossel, donde permaneció hasta los 10 meses de vida y donde actualmente la siguen atendiendo.
SIN ESPERANZAS
Fiorella, comentó que desde el primer momento los médicos no le daban posibilidades de vida debido a su estado. A los dos meses pudo llevar a su hermano a conocerla al Hospital ya que el diagnóstico era muy desfavorable, pero su lucha fue constante por seguir viviendo y aunque los informes no le dan posibilidades, Sahiana es una luchadora que quiere seguir viviendo “y lo demuestra día a día”, dijo su mamá. Después de pasar muchos meses internada por las infecciones, finalmente le dieron el alta y pudo volver a su casa con un catéter abdominal para poder realizarse las diálisis en las noches.
Con sus 2 años de vida Sahiana ha vivido más dentro de un hospital que en el hogar, aunque sus padres no pierden la esperanza de poder brindarle un mejor tratamiento y calidad de vida. “En diciembre del año pasado debido a una infección estuvo intubada y perdió el habla, pero es una niña que interactúa, gatea, se hace entender, juega e incluso está empezando a dar sus primeros pasos”, expreso su mamá.
PEDIDO DESESPERADO
Fiorella, comento que el último mes fue devastador para ellos como padres, aunque desde que la pequeña nació siempre han convivido con el hecho de que los médicos no le han dado esperanza de vida, pero Sahiana sigue luchando por vivir. “Hace 20 días nos dijeron que ya no había más nada para hacerle, que la trajéramos a casa para despedirse de su familia. La llevamos a Buenos Aires en busca de otra opinión pero los médicos nos dijeron que nosotros la teníamos mal cuidada y que de cierta manera la obligábamos a seguir con vida. “Me vine con el corazón destrozado, llorando todo el viaje. También nos dijeron que se comunicaron con el Hospital Salto y acá nos esperaban con los brazos abiertos para atenderla”. Aunque los informes médicos son siempre negativos sus padres no bajan los brazos y al ver que la pequeña sin hacerse las diálisis correspondientes, su estado de salud no ha desmejorado, pidieron hacerle análisis para saber cómo se encontraba y una ecografía, aunque en todo momento le dijeron que hacerle pruebas era inútil ya que le quedaban solo unos días de vida. Hoy lleva más de 20 días luchando por su vida, los cuales 18 primeros estuvo sin la asistencia médica y sin realizarle las diálisis”.
OMISIÓN DE ASISTENCIA
“Le hicimos los exámenes y lo mandamos a una infectóloga argentina, la cual nos dijo que los parámetros estaban bien y ella no presentaba ninguna infección. Por lo cual pedimos nuevamente que sea atendida, la ecografía salió que tenía retención de líquido pero es por no realizarse las diálisis”. El jueves viajaron nuevamente a Montevideo, donde les habían dicho que estaba programado para hacerle el catéter peritoneal, ya que el mismo se lo habían retirado el último mes. En la tarde del viernes fue ingresada a block quirúrgico donde le realizaron hemodiálisis debido a que su abdomen tiene mucho líquido debido por la falta de diálisis. “Lo único que queremos es que le den la oportunidad de estar bien atendida y hacerle las diálisis, ya que ella es una niña feliz, que juega, se ríe, nos conoce, obviamente con problemas pero una luchadora”.