domingo 25 de septiembre, 2022
  • 8 am

50.000 mil personas padecen Alzheimer en Uruguay y estiman que en 30 años serán más de 100.000 afectados

El Alzheimer se trata de una patología que aumenta con la edad y en forma exponencial a partir de los 65 años; en nuestro medio cerca de 50.000 personas mayores la padecen. Aunque todavía no hay tratamientos curativos para la enfermedad de Alzheimer, sí existen intervenciones preventivas sobre factores de riesgo modificables e intervenciones farmacológicas para mejorar la calidad de vida.
PLAN NACIONAL DE DEMENCIA
Desde el Ministerio de Salud Pública junto a la Organización Mundial de la Salud y organizaciones internacionales referentes en Alzheimer, se impulsó el desarrollo de un Plan Nacional de Demencias con varias líneas de acción que se encuentra en la etapa final de su elaboración. Se espera que a fines de octubre Paola Barbarino, CEO de International Alzheimer Disease visite el país con el objetivo de evaluar y avalar el plan. El coordinador del programa de Salud Cerebral explica que muchos de los factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer son modificables y se pueden tratar controlando la hipertensión, la diabetes y haciendo ejercicio físico. Evitar el tabaquismo, el consumo de alcohol, el exceso de sal, azúcares y harinas, así como el buen descanso, la actividad intelectual y social y la alimentación saludable con base en frutas, verduras, pescado y legumbres, son medidas no farmacológicas que tienen un impacto de entre el 20 y el 30 % en la reducción del riesgo de Alzheimer.
PROYECCIONES
En el mundo existen 50 millones de personas diagnosticadas con esta enfermedad, de las cuales 50.000 viven en Uruguay. Acerca del crecimiento proyectado hacia los próximos 30 años, se explicó que obedece a que la población envejece más que antes, por lo que aumentan los factores de riesgo. Durante su discurso, Salinas señaló que el ministerio trabaja de forma activa con respecto a la salud cerebral y señaló que desde 1960 el país produce información destacada sobre el deterioro cognitivo y las demencias. Asimismo, se indicó que los avances de la medicina han permitido constatar la existencia de factores que coadyuvan en el crecimiento de esta afección, como, por ejemplo, el bajo nivel educativo, la hipertensión arterial, la diabetes, la obesidad, el aislamiento social, la depresión, el tabaquismo, el alcoholismo, los traumatismos craneales y la inactividad física.