jueves 8 de diciembre, 2022
  • 8 am

Candida auris: qué es y cómo se contagia el «superhongo» por el que ya alertó la OMS

En julio de 2021 fueron noticia varios casos de una preocupante infección fúngica por el llamado “hongo negro”. El tema vuelve, con otra especie diferente, de la que esta semana fueron detectados por primera vez dos casos en la ciudad de Buenos Aires: el “superhongo” Candida auris. Dos expertos en micología consultados fueron enfáticos: este microorganismo no debe preocupar a la población general, cuyos recaudos, desde ahora, aun con un brote hospitalario, deben ser los mismos de siempre. Esto es, lavarse las manos no menos que un par de veces por día, por razones de higiene general y dentro de lo lógico, como cada vez que uno llega a su hogar, cada vez que usa el baño y, claro, cada vez que abandona lugares «sensibles», como un centro de salud.
CASOS
Los casos de Candida auris detectados en una clínica porteña fueron los primeros encontrados en el país, aunque podría haber muchos más que convivan de un modo «amable» y «equilibrado» con este tipo de hongo. No es para generar alerta sino, al contrario, tranquilidad. Una de las muestras aisladas viene de un paciente internado desde el 2 de octubre, quien había sido derivado de una clínica del exterior, trasladado en un vuelo sanitario y, actualmente, permanece internado. El 18 de octubre se le realizó un urocultivo, que recién diez días después (porque la detección de los hongos, en general, es lenta y compleja) fue identificado como «Candida auris», en un laboratorio privado.
CÁNDIDA AURIS
«Auris» viene de la primera detección, en 2009, en un paciente de Japón que tuvo el hongo en su canal auditivo. El meollo sobre este microorganismo es una afirmación que podría parecer paradojal, pero no lo es: Candida auris tiene una alta tasa de mortalidad: 30 a 60 por ciento. Sin embargo, «la población general no debería preocuparse. Las alarmas están dirigidas a los profesionales de la salud en el ámbito hospitalario para identificar correctamente el diagnóstico. Es que, si bien este hongo es altamente transmisible (persiste en las superficies) y es considerado multiresistente a los tres grupos de fungicidas que existen, el contagio se circunscribe casi sin excepción al ámbito hospitalario, en general, y un grupo muy específico y pequeño de personas, en particular.
Ingesta de
antiobióticos
Entre los grupos endebles a infectarse por Candida auris hay que sumar las personas con su sistema inmune debilitado o quienes vienen de ingerir grandes cantidades de antibióticos de amplio espectro. La amoxicilina es un ejemplo claro, pero hay otros. Se trata del tipo de fármaco que, en lugar de aniquilar bacterias en forma focalizada, actúa barriendo toda la flora bacteriana del cuerpo, y con ella, microorganismos esenciales para resistir el ingreso o proliferación de patógenos complicados, como, justamente, el hongo Candida auris.