domingo 4 de diciembre, 2022
  • 8 am

José Gallino, muralista: “hay una pasión única detrás de cada mural o graffiti”

Por Melisa Ferradini.
José Gallino nació en Salto, tiene 36 años y se crió en barrio Progreso. Realizó la primaria en la Escuela Ma. Auxiliadora y la secundaria en el Liceo Santa Cruz. De formación autodidacta, comenzó su carrera en el mundo del graffiti en el año 2013 fascinado por la actividad y las oportunidades que brindaba el Street Art.
Desde entonces está desarrollando su técnica de una forma exponencial, logrando un estilo de retrato en gran escala que lo posiciona como uno de los mejores graffiteros del país. Sus trabajos plasman en personajes cotidianos de nuestra cultura, no solo en forma de homenajes, sino como registro de los hechos de nuestro presente.
Dejando un acervo artístico que se vincula estrechamente con la contemporaneidad.
José Gallino trabaja la imagen desde la fotografía, pero su selección no es azarosa, busca esos instantes que muestran facciones y gestos clave de las personas que retratará. En muchas oportunidades, no solo usa una referencia, sino que entremezcla imágenes para obtener el resultado deseado, con el fin de generar en su trabajo con aerosol, texturas, tonalidades y volumen que acercarán la imagen a una proximidad inusitada de la realidad. Con el fin de no dejar solo en palabras su trabajo, presentamos en esta entrevista como fueron sus comienzos y como es su vida actual, disfrutando su pasión de ver sus obras que pueden encontrarse dispersas por todo nuestro país.
-¿Cómo y porque se introdujo en el mundo artístico?
-Me introduje en el mundo artístico en el año 2013. Vivía con amigos graffiteros y me invitaron a salir a pintar y bueno ahí fue que conocí la calle. Conocí los primeros trazos con aerosoles y mezcla de colores. La adrenalina de pintar sin permiso y dejar un arte en la cella que al otro día iba a quedar visible para las demás personas, era como un regalo que se dejaba en la calle, como si fuera un museo a cielo abierto tal cual así. Eso fue una de las cosas que me llamó y la otra la mejora que fui teniendo de a poco con el tema de los aerosoles, los trucos es medio como que se me transformó en un vicio. A lo largo de mi vida se transformó en mi estilo de vida, lo que es ahora el muralismo. Eso creo que salí a pintar y me atrapó, antes los cuadros no los terminaba, siempre estuve haciendo arte y nunca quedaba conforme, cuando comencé a salir a pintar a la calle fue como que se me desbloqueó esa parte, como que hacía una obra y tenía que dejarla terminada. Ahí fue cuando vi que tenía un fin la obra, después de ahí no se tocaba más, no era que iba al otro día y la retocaba o al día siguiente. Sino que después que terminaba la pintura quedaba pronta, fue ahí en el 2014, Moquete es un artista graffitero uruguayo montevideano que fue el que me invito a salir a pintar. Él tiene un personaje particular que es una bota, él tiene un estilo muy particular más comic al pintar.
-¿Pasión, trabajo o ambos?
-Es pasión, estilo de vida, trabajo y ambos. Porque en verdad a medida que fui pintando y haciéndome conocer, haciéndome más reconocido empiezan a surgir los trabajaos y las marcas comienzan a ver que las tendencias están ahí. Empiezan a elegirte para hacer las campañas.
Comencé a trabajar con importantes y reconocidas marcas. Las que han sido las que me han elegido para sus publicidades y se me fue transformando en eso, de mi estilo de vida al trabajo.
No vendría a ser trabajo porque si amas los que te gusta ya no es trabajo. Vivo de esto y vivo de lo que me gusta hacer.
-¿Esfuerzo y practica, talento, o mezcla de las 2?
-Es esfuerzo y dedicación, constancia lo que es el arte. Mucha constancia porque también es la disciplina que hace mejorar, hace que cada obra quede mejor.
No quedarte siempre en lo mismo, en los mismos abstractos y lo que vayas a pintar, como siempre vas a tener técnicas nuevas, cosas nuevas, e implementar cosas nuevas para que ese abstracto quede mejor. En el realismo también es lo mismo. Cada vez va a quedar más realista lo que vayas a hacer para mejorar en eso.
¿Considera al graffiti como una idea empresarial o una forma de expresión? ¿Pueden combinarse ambas?
-Yo considero al graffiti como una forma de expresión.
Hay muchos artistas en el mundo que trabajan del arte, son full time con lo que es el arte, hay muchos que son muy famosos y se han hechos millonarios con el graffiti y los murales.
Pero sí, va por ahí y se pueden combinar ambas.
-¿Cuál es su estilo favorito y porque se inclinó hacia ese?
-Mi estilo es el realismo, el retrato, el foto retrato, eso es lo que más me hizo llegar. Siempre de chico pinte rostros pero nunca pensé que iba a pintar ondas y escalas, a pintar edificios, eso fue una de las cosas que me atrapó. Me gusta y ahora me estoy volcando al realismo.
Más al estilo, más cuerpos enteros y todo eso, eso lo estoy implementando mucho, siempre me gustó el rostro humano, las pieles, el ser humano. Eso ha sido lo que siempre me gusto pintar. Mejorar en eso y mejorar en el personaje que voy a pintar.
-¿En nuestro país se valora al artista como usted?
-Nuestro país es un país que va muy lento. Se llega a ver poco el arte que estamos haciendo ahora en las calles, esto hace muchos años que se realiza en otros países.
Las medianeras de los costados de los edificios hace muchos años que en otros países se pintan, son pintadas y hay festivales en torno a eso.
Hay artistas que pintan y luego se transforman en patrimonio.
Acá en el Uruguay es difícil, no solo el arte mural sino todo tipo de arte como por ejemplo la música. Todo eso lleva su tiempo. El uruguayo es bastante reservado.