viernes 3 de febrero, 2023
  • 8 am

“La gordura no es una cuestión de peso, es el gran síntoma de la enfermedad social que padecemos”

Por Andrés Ferreira
Hay un alto porcentaje de personas que padecen sobrepeso u obesidad que hace años luchan no solo por adelgazar los kilos de más que tienen, sino, para derribar algunas situaciones sociales que se le presentan. La MSc. Débora Sotelo señaló que es tiempo de mirar verdaderamente el interior de la persona que ha ido colocándose cada vez más peso en su cuerpo, para poder manejar situaciones de vida que le han resultado complejas de gestionar.
DIAGNÓSTICO
Refiriéndose al tema Sotelo dijo que “los consensos internacionales han establecido que solo hacen falta dos instrumentos, una balanza y un tallímetro, los cuales harán el papel de jueces en verificar que la masa (los kilos) del individuo se correspondan con la talla (altura), utilizando el índice de Peso/talla2, donde un valor igual o mayor a 30 kg/mt2 determinan dicho diagnóstico. Sin embargo, el problema no es tan sencillo, dado que la gordura (obesidad) no es simplemente la presencia de un peso excesivo; se trata de una verdadera condición de inflamación celular y metabólica que se va produciendo lentamente a lo largo de años en la vida de la persona; y que pudo haber sido iniciado mientras estuvo viviendo en el útero, cuando su mamá, en lugar de tener conciencia de su condición, se dedicó a dar “rienda suelta a sus antojos” porque debía comer “por dos”, programando a su hijo para el desarrollo de obesidad, diabetes, enfermedades cardiovascular y otras.
SÍNTOMA DE UNA SOCIEDAD ENFERMA
Muchas personas dicen que la obesidad es una enfermedad, sin embargo, yo luego de más de 20 años de ser parte de esta cruenta lucha, de la mano de cientos de personas que desean diariamente combatirla, la verdad es que la obesidad es el gran síntoma de una sociedad enferma que obliga a los individuos a exigirse a vivir de una manera en la que llegan a olvidarse de sí mismos, en la cruel y despiadada guerra de pertenecer, solucionar los problemas de otros, ser aceptado, poseer estatus y elevado nivel económico y social. La obesidad es el producto de muchísimos factores -obesógenos- combinados en una persona. Si nos miramos como responsables, todos, de esta patogénica sociedad, podremos darnos cuenta de que preferimos al flaco. Y en el ámbito de la salud, cuando una persona va a un consultorio para solucionar cualquier dolencia, muchas veces se encuentra con un profesional, que le indica que baje de peso y vuelva en unos meses, atribuyendo el motivo de consulta únicamente al exceso de peso. Hemos simplificado un grave y complejo problema, pensando que si se come poco se soluciona el tema; desestimando la verdadera raíz del sobrepeso de la persona. Se castiga a las personas por presentar sobrepeso, negándoles un empleo o un lugar de visibilidad por padecer la consecuencia de lo que la propia sociedad le dijo que hiciera, comprar esos paquetes o botellas de venenos con alta densidad calórica, trabajar mucho, dormir poco, gastar más de lo que se gana, cumplir, asistir a reuniones sociales, etc.
SALUD INTEGRATIVA
Tratar desde la verdadera mirada, la Salud Integrativa, a las personas con esta dificultad, me ha permitido verlas en su profundidad. Ver que son personas tan poco valoradas, que han elegido colocarse en su cuerpo, una pesada mochila emocional; haciéndose cargo de la responsabilidad de otros (hijos, padres, pareja, compañeros de trabajo, etc), facilitándoles la vida, a costa de la suya. Todos somos responsables de valorar lo que vemos con los ojos naturales, lo superficial y despreciar lo que verdaderamente importa, la esencia de la persona. Cuando despertemos, nos daremos cuenta de que, si bien la obesidad es una patología asociada al desbalance energético entre lo que se ingiere y lo que se gasta, en realidad es un síntoma del egoísmo y la invalidez mental que nos ha convertido en marionetas de un sistema consumista, que ha perdido la capacidad de respetar.
GRUPO TERAPÉUTICO
Sotelo conformó un grupo terapéutico que está sumamente comprometido a la tarea de reducir su peso. El precio que pagan los que lo integran, es muy bajo, y para quienes deseen ingresar al mismo, deben contactarse al 099 207 579. Informó además, que Salto, hay un gran porcentaje de personas con sobrepeso.