miércoles 8 de febrero, 2023
  • 8 am

Colectivo de ollas y merenderos de Salto insiste en la ausencia del Estado en las políticas sociales

Por Andrés Torterola.
En dialogo con la Presidente del Colectivo de Ollas y Merenderos de Salto, María José Semino, explicó que el año 2022 fue muy difícil y estresante para las personas organizadoras de ollas, porque todos tienen sus problemas personales, con falta de trabajo, viviendo de “changas” y además debieron atender la alimentación de decenas de personas en cada olla y merendero. Fuimos sobrellevando todo el año intentando ayudar a los vecinos más necesitados de los barrios, muchos de ellos se acercaron a las ollas como única opción de alimentarse, los sueldos son muy bajos y la olla garantiza un día más de alimentos, son necesidades que no les corresponde atender a los ciudadanos comunes, pero es un deber de todo ser humano ser solidarios con lo que menos tienen, el Estado está ausente por eso nos hacemos cargo, dijo Semino.
MEDIDAS
INSUFICIENTES
Claramente queda al descubierto que las medidas que se han tomado más allá de la pandemia son insuficientes, los precios de los alimentos subieron de manera desmedida, hacer un guiso ya no es lo más económico, muchos salteños tienen dificultades económicas importantes eso lleva a que lo poco que consiguen a través de campañas solidarias lo comparten. La Presidente del colectivo dijo sentirse orgullosa de sus compañeros, en muchas oportunidades con los fríos del invierno siempre estuvieron cumpliendo con los más necesitados y de igual manera se comportan en esta época donde las temperaturas muchas veces son insoportables. Destacó la ayuda de la intendencia y de la participación de la ciudadanía en cada uno de los eventos que se llevaron adelante para colaborar con el colectivo, fue así que se pudo salir airoso este año de las diferentes situaciones. Una de las acciones importantes que se llevó a cabo este año fue la marcha que se hizo por calle Uruguay reclamando e informando a la ciudadanía que están siendo vulnerados los derechos en este caso de alimentación. Muchos niños y adolescentes se acercaban a las ollas con vergüenza, hubo que organizar charlas con esos muchachos que vivieron en muchos casos una situación totalmente nueva y desconocida.
POLÍTICAS SOCIALES
Semino agradeció a todos los sindicatos e instituciones que colaboraron, a los usuarios de las ollas que acompañaron todos los eventos, la idea no es crear acostumbramiento a que las personas concurran a las ollas solidarias, ellos saben que cuando les va bien en la changa, avisan al referente de olla y cocinan en sus casas, eso es muy gratificante señaló. En cuanto a la invitación por parte de la intendencia a la población para el encendido del árbol navideño, sugiriendo que se llevaran alimentos para ayudar al colectivo de las ollas y merenderos, Semino explico que hubo muy buena respuesta de la ciudadanía. Las expectativas para el 2023 son seguir trabajando en el colectivo mientras sea necesario, las ollas no deberían existir por eso exigimos políticas sociales a mediano y largo plazo concluyó.