viernes 3 de febrero, 2023
  • 8 am

Los perros de Armando: ¿Vale la pena… ?

Armando Guglielmone
Adiestrador Canino – Educador Etólogo
Representante
Ovejeros Alemanes
Von Schutzmann
Contacto: 098 539 682
Muchas veces al hacer alguna tarea o brindar un servicio se plantea la duda de si es necesario hacerlo de manera tal que supere lo que nos han pedido o esperan de nosotros ya que muchas veces no es percibido por quién nos lo ha encargado.
Recuerdo que hace mucho tiempo, en 2008 para ser exactos estando en un seminario en Buenos Aires tuve la oportunidad de conocer colegas de diferentes nacionalidades y conversar con ellos sobre nuestro trabajo y comparar las realidades de los diferentes lugares.
Conversando con César, un venezolano con el cual desarrollamos una amistad me daba cuenta que el trabajo realizado por él era apreciado de manera más significativa por quienes se lo encargaban a diferencia de lo que ocurría acá y me acuerdo de decirle que no valía la pena en mi medio hacer la diferencia ya que la gente normalmente no lo percibía y él me dijo: No, tú hazlo de la mejor manera que puedas aunque al principio no lo tomen en cuenta, porque eso es lo que llegado el momento hará la diferencia entre tú trabajo y el del resto.
Ese consejo cambió mi manera de trabajar para siempre, de ahí en más me puse como meta hacer las cosas por encima de lo que la gente esperaba, es verdad que hay personas que no lo tomaban como algo diferenciado pero gracias a Dios era la parte menos significativa de los propietarios y era a causa muchas veces de la ignorancia de los mismos. Terminé comprobando que el consejo de mi amigo era correcto, dar más de lo que se nos pide siempre hará la diferencia a favor nuestro, luego de años los beneficios son más que evidentes y la gente que importa lo notará.
Hoy en día incluso y ya hace algún tiempo tengo la costumbre de enseñarles a los perros guiños de comportamiento que sirven para hacer notar que han pasado por mí, me sirven como marca registrada y deja en evidencia cuando algún “colega” pretende vestirse con ropa ajena.
Así que respondiendo a la pregunta del principio debo decir que sí, vale la pena, cuando damos más de lo que se espera de nosotros a la larga redunda en nuestro beneficio, aún en las cosas más mínimas resultan en una diferencia favorable.
Tengo clientes que han comprados perros y ni siquiera se los entregan con un collar pero conozco una criadora que los entrega con collar y correa, parece nada pero cuando se los digo a los compradores se sorprenden gratamente porque les están dando más de lo esperado y ahí es donde radica la diferencia.
Hace poco adiestré un caniche que debía viajar en avión, el desafío era que debía aprender a entrar solo a su bolso de transporte y hacer sus necesidades en un espacio mínimo para que en las escalas las hiciera en los baños del aeropuerto, luego de logrado el cometido la satisfacción por el agradecimiento de su dueña compensó el esfuerzo requerido para lograr tal tarea, así que una vez más sí, siempre valdrá la pena.