viernes 19 de abril, 2024
  • 8 am

Los valores de la lana son determinantes en el cambio productivo del ovino

Mientras el stock ovino descendía y las señales apuntaban hacia sistemas productivos especializados en la producción ovina, tanto para la carne como para la lana, en nuestro país los cambios fueron más lentos. Poco a poco se fue consolidando el proyecto de la raza merino australiano en el afinamiento de las lanas, con una industria lanera más comprometida que la carnicera en los proyectos para la producción de carne.
Lo que poco a poco venía cambiando, con productores de razas doble propósito buscando afinar sus lanas o cambiar sus majadas, con razas que mantuvieran el camino del medio pero con menores finuras, en esta zafra quedo atrás frente a la presencia de históricos criadores de Corriedale adquiriendo borregas y carneros merinos australianos para armar sus propios planteles.
La presencia de algunos de estos criadores ha sido definida como un «gran mensaje» y hasta hubo quien lo comparó con lo que significó para muchos cabañeros de Hereford, el pasar a formar sus planteles de Aberdeen Angus.
Respecto a esta situación, el presidente de la Sociedad de Criadores de Merino Australiano del Uruguay, Ing. Agr. Fernando Dutra Da Silveira, dijo que «los precios de la lana según los rangos de finura son determinantes en ese cambio» y destacó que otro factor determinante es que «la carne ovina no viene acompañando».
El merinista dijo que «cuando pensamos el negocio por el lado de la lana», desde el punto de vista de las razas doble propósito y carniceras, «los precios actuales ya desde hace algunas zafras, no cierran. Al productor ovino no le va quedando mucho más remedio que pasarse a producir lanas más finas».
Dutra dijo que durante mucho tiempo se observó la búsqueda de animales para el cruzamiento, pero que «en estos últimos años se ve otro patrón. Hay muchos de esos productores que vienen de otras razas que ya no les está sirviendo la vía larga, que es el cruzamiento. Quieren resultados más rápidos y salen a buscar vientres para cambiar de majada».
Respecto a la disponibilidad de majadas merinas, que permitan acompañar ese cambio productivo, el criador dijo que «en algunos casos se ha tenido la posibilidad de conseguir majadas a precios casi que cambiar una oveja de otra raza por una oveja merino, al mismo precio», pero que «en otros casos posiblemente haya que poner un poco más de plata para hacerse de una majada merino, porque la escasez lo determina».
Dutra explicó que la disponibilidad de vientres va a estar marcada por dos grandes variables, «siempre que no desarme mi majada» y «si me ofrecen equis plata por un vientre y yo soy vendedor, lo más probable es que los vientres vayan apareciendo».