miércoles 24 de abril, 2024
  • 8 am

“Mi abuela al Mundial”: la nieta de la nadadora salteña Margarita Kemayd le hizo un documental

Por Melisa Ferradini.
La comunicación audiovisual es la transmisión de mensajes audiovisuales con medios tecnológicos donde se integran imágenes abstractas, figurativas o esquemáticas, así como aspectos sonoros, como música, ruidos, sonidos e inclusive el silencio. Busca implicar los sentidos visuales y auditivos del receptor. Alfonsina Alonso Galvalisi nació en Montevideo. Tiene 30 años. Es Licenciada en Comunicación Audiovisual. Cuando comenzó a estudiar la realidad la llevó a inscribirse para hacer publicidad. Idealizó un poco la carrera y quería ser la que compone los jingles de las publicidades y le parecía que había un mundo creativo ahí y se introdujo a realizarlo en la ORT. Hubo un evento de publicidad y se dio cuenta que ese mundo era todo lo que no quería hacer y en donde no quería estar. Descubrió que la comunicación audiovisual es una de las ramas que hay en comunicaciones y la amó. Se sintió inmediatamente muy cómoda con el lenguaje, además al hacer música desde muy chica, es el mix de los sonidos y la imagen donde se involucran muchas artes. Actualmente está trabajando en el documental “Mi abuela al Mundial”, de la vida de su abuela la nadadora salteña Margarita Kemayd. En diálogo con CAMBIO, Alfonsina nos da detalles de su trabajo y como lleva adelante este documental junto a su abuela.
CINE Y DOCUMENTALES EN NUESTRO PAIS
El cine que se hace en Uruguay es muy variado. Me encanta y siempre voy a ver todo lo que puedo ver de cine uruguayo y lo recomiendo muchísimo, relata. También para que se rompa un poco ese estereotipo de que el cine uruguayo es lento. Nada que ver. Se están haciendo cosas que ni cerca de ser lentas, si hay alguno con estilos más lento como otras que no. Pero como hay diferentes estilos de narrar cosas audiovisualmente acá y en el mundo. La verdad he visto películas que me han gustado mucho y espero seguir viéndolas y estoy segura que es así. Cuando hablamos de documental muchas veces yo conozco alguien que ve que estoy haciendo un documental y me preguntan… “¿estás haciendo un documental o una película? Y ahí voy yo y les explico que un documental también es una película. Una película es un formato que se pasa en el cine, un formato de cierta duración y que hay películas de ficción o de documental”, detalla. ¿Que tienen de especial las de documental? Que la materia en la que se basa es la realidad y puede ser completamente la realidad o no tanto. Puede haber cosas de documental como puede haber cosas de ficción. O sea ficción inventada para contar esa historia. En mi película por ejemplo; es una película documental pero hay cosas y escenas basadas en la realidad, tambiénrecree para poder explorar un poco el mundo interior de mi personaje. Entonces no es algo completamente rígido lo documental así como tampoco la ficción. Hay ficciones que se mezclan con el documental. Así que es bastante complejo y no es tan fácil definirlo. También puede ser algo de ficción y totalmente basado en la realidad, pero totalmente recreado. En si lo que nutre el cine documental es filmar la realidad que está disponible ante nosotros, que es algo que me gusta muchísimo. Es tener todo delante y poder crear algo con lo que hay disponible. Crear y además una visión subjetiva con algo que compartimos todos. Es el mundo que vivimos todos.
“MI ABUELA AL MUNDIAL”
La idea de filmar a la abuela nació hace muchos años, relata. Creo que tenía 24 años, ahora tengo 30. Cuando estaba en mis 20 y pico por primera vez empecé a notar el tiempo en mi cuerpo y como cambiaba. Ese tiempo había cambiado mi cuerpo y empecé a mirar las figuras que tenía alrededor mío. “La abuela resaltaba a todas aquellas que me rodeaban. Porque me llamaba tanto la atención y es que la abuela tiene la misma energía que yo”, describe.

“Es increíble cómo alguien de su edad no había perdido el amor por la vida, la chispa y esas ganas de todo”

Y tenía la misma energía que yo, incluso cuando tenía 24 años y me parecía increíble cómo alguien de su edad no había perdido el amor por la vida y esa chispa y esas ganas de todo. De la curiosidad de las ganas de viajar, las ganas de estar viva y de hacer tantas cosas. Tener muchas metas. Me inspiró mucho en eso de fijarme en los adultos y la vejez. En ese momento que empecé a percibir esos cambios en mi cuerpo. También hablando en la vida con la gente. Recuerdo que publiqué en Facebook un video de mi abuela llegando de un mundial de Nueva Zelanda y recuerdo que un amigo bastante más grande que yo me contó cómo le cambio la visión que tenía de su vida al a ver visto ese video. Realmente a través de eso comenzó a hacer deportes y hasta ahora no ha parado.” Me di cuenta que eso era repetitivo que la figura de la abuela inspiraba a muchas personas y sentí que tenía que hacer algo con eso”, nos cuenta. También lo había hecho conmigo. Así empezó este viaje. Después fui descubriendo muchísimas cosas más. La película fue ganando capas y profundidad. No solo se basa en la vida deportiva sino que quiero contar la historia de esa nadadora. De saber que le pasa a esa señora que se sigue metiendo a esa edad. Que logra en el agua, que está buscando, que encuentra y porque la necesita.
EL PROYECTO Y EL FUTURO
Tiene muchas respuestas el llevar adelante el proyecto. Al principio fue sola, después fui indagando agente que era más experta en el tema y llegando a las personas correctas, esa es la realidad. No es casualidad sino por esfuerzo. Participé en unos fondos, gané uno que es bastante difícil. Conocí a una productora que se unió al proyecto. Una productora bastante conocida en ese momento llamada “Mutante Films” y ahora se llama “Bocacha Films”, conellos nos seguimos presentando a fondos. Ganamos todos los que se pueden en Uruguay. Eso nos ha permitido seguir de una manera buena y con fuerza. El futuro profesional del trabajo audiovisual ha crecido un montón. A partir de la pandemia por que fue uno de los países que se siguió filmando y vinieron de muchos países a filmar acá. Muchas series, muchas publicidades y de todo. La verdad le ha dado muchísimo trabajo a mucha gente.
Lamentablemente vienen porque en nuestro país se permite las jornadas de 12 horas. A mí me parece un horror, anti humano, enfatiza. Es la razón que por lo general no trabajo en rodajes. Lo hago en mi película y en proyectos que realmente me llaman la atención y me hacen crecer. Hace poco trabajé en una como directora de arte. Ojalá que en un futuro cercano regulen eso de las horas y los que realizamos audiovisual podamos trabajar 8 horas como cualquier otra persona, finalizó.