domingo 26 de mayo, 2024
  • 8 am

Barrio Norte denuncia estar en “peligro sanitario” y culpa a OSE por la situación

La comisión directiva del Conjunto Habitacional H7, más conocido como Barrio Norte, que está ubicado en avenida Líber Seregni 2401, declaró al complejo habitacional en “peligro sanitario”. En un comunicado hecho público el organismo que dirige los destinos del barrio responsabilizó a OSE por la situación que, según denuncia, están viviendo desde el pasado mes de diciembre.
ORIGEN DEL PROBLEMA
En dialogo con CAMBIO, la secretaria de la comisión, Mercedes Spinelli, explicó que la situación comenzó con la ruptura de un caño de efluentes cloacales, en la esquina de pasaje J y Asencio, cooperativa COVIMUS 1, justo en un sitio que, por las características del terreno y las condiciones de la infraestructura, la solución definitiva requeriría de una importante inversión. Las que para ser aprobadas deben pasar por un lento y burocrático proceso. Ante esto y como solución provisoria, OSE insólitamente desvió los efluentes hacia un predio municipal que no demoró en saturarse, haciendo que los efluentes cloacales de un barrio, terminen su peregrinaje en los espacios verdes del complejo que se declaró en peligro sanitario.
RIESGO SANITARIO
Spinelli detalló que ante las denuncias y reclamos de los vecinos en el mes de enero, a través de técnicos enviados al lugar OSE reconoció el error de la solución aplicada e inmediatamente puso en marcha una segunda solución. Esta vez mediante una bomba presurizadora se aplicaría el concepto de By Pass al caño roto. Así las aguas que lleguen al lugar donde está roto serían bombeadas hacia el mismo caño, ingresando luego del tramo deteriorado. Sobre el punto, en el comunicado, la comisión barrial denuncia: “una bomba de presurizadora cuyo funcionamiento no es continuo, por razones que nunca se terminarán de entender y esta alternancia en el funcionamiento de la bomba genera nuevamente la circulación de las aguas cloacales hacia el conjunto habitacional barrio norte, acrecentando el riesgo sanitario a que se ha hecho referencia”.
ABANDONO DE OSE
Para los vecinos, lo que está ocurriendo con estos vertidos cloacales “daña y empobrece a los habitantes del barrio norte, como así también genera consecuencias ambientales como olores nocivos y proliferación de enfermedades infecciosas en la población, estando expuesto a la posibilidad de contraer enfermedades”. Dijo además que la falta de atención y mantenimiento no solo a la bomba presurizadora -sino a todo el sistema montado como solución parcial- hizo que el mismo colapsara y durante la Semana de Turismo, cuando, ante la ausencia de guardias, OSE prácticamente abandonó la situación y nuevamente debieron soportar los efluentes cloacales en sus espacios verdes.