sábado 18 de mayo, 2024
  • 8 am

Perspectivas y desafíos en la pesca artesanal de Salto: sindicalistas brindaron un enfoque en gestión actual

Por Andrés Torterola
En diálogo con los referentes del sindicato de pescadores artesanales de Salto, Sofildo Cabrera y Javier Araujo explicaron a CAMBIO que la situación del sector es favorable. En la zona que corresponde al área norte del puerto de Salto, trabajan aproximadamente 30 personas. Sin embargo, algunos de ellos enfrentan dificultades debido a la demora en los trámites y la burocracia, lo que ha resultado en la falta de permisos correspondientes. Cabrera y Araujo señalaron que la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (DINARA) ya no está emitiendo nuevas autorizaciones, lo cual ha generado preocupación en la comunidad pesquera.
DIRECTAMENTE AFECTADOS
En el año 2022, se registró una significativa bajante en el río Uruguay, un evento que no pasó desapercibido para los integrantes de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU). Miguel Feris, María Eugenia Almirón y el Presidente de la comisión, Mario Ayala, se vieron enfrentados a una serie de desafíos cuando, en respuesta a esta situación, tomaron la decisión de reducir a tres días las autorizaciones para la pesca. Esta medida generó agitación entre los pescadores de la región, que se sintieron amenazados en su actividad. Las manifestaciones en la ciudad pusieron de manifiesto la preocupación y el malestar de los trabajadores y sus familias, quienes se vieron directamente afectados por esta restricción impuesta de manera abrupta.
ENFOQUE CUIDADOSOS
Sin embargo, la presión y la voz de los afectados surtieron efecto. Conscientes de las necesidades de los trabajadores y de la importancia de considerarlas en la toma de decisiones, los integrantes de la CARU se retractaron de su medida inicial. Reconociendo que fue una acción precipitada y sin tener en cuenta el impacto real sobre la comunidad de pescadores, revocaron la limitación impuesta, buscando restablecer la armonía y el equilibrio necesario en la zona. Este episodio sirvió como recordatorio de la importancia de un enfoque cuidadoso y reflexivo en la gestión de los recursos naturales, así como de la necesidad de tener en cuenta las voces de aquellos que dependen directamente del río para el sustento familiar. En la actualidad el trabajo se viene realizando normalmente durante toda la semana sin ningún tipo de dificultades.
COMERCIALIZACIÓN
El producto de la pesca se comercializa principalmente en nuestra ciudad. La mayoría de los pescadores venden sus capturas, que incluyen dorados y bogas, en el mercado local. Sin embargo, existe una excepción, la especie sábalo, que apenas tiene demanda en el consumo local. En cambio, se destina mayormente a la planta de procesamiento de pescado ubicada en la ciudad de Bella Unión. Los empresarios de esta planta exportan el sábalo a otros países de la región, aprovechando su demanda en mercados internacionales. Esta actividad no solo beneficia a los pescadores locales al garantizar la venta de su producto, sino que también contribuye al desarrollo económico al abrir oportunidades de exportación.