lunes 20 de mayo, 2024
  • 8 am

Ambientalistas salteños alertan por la soberanía territorial en el Día Internacional de la Tierra

Por Andrés Torterola
En todo el mundo se conmemora en esta jornada el Día Mundial de la Tierra, en tal sentido la Asociación Civil Ambientalista de Salto (ACAS) en comunicación con CAMBIO dio a conocer su mensaje con relación a este día. El artículo titulado “hoy todo el país está en venta” señala que Uruguay tiene una superficie de 176.215 km cuadrados, incluyendo 1.199 km cuadrados de aguas interiores. Su economía es fundamentalmente agraria, sobre todo ganadera. El clima es subtropical templado y las praderas ocupan el 76% del territorio nacional.
GRANDES CORPORACIONES
En el Día Mundial de la Tierra la Asociación Civil Ambientalista de Salto (ACAS) manifiesta su preocupación por la creciente aceleración en la extranjerización de la tierra y su tenencia en manos de grandes corporaciones. El Presidente de la asociación Maestro Héctor Mogliazza se refiere a los dichos del docente Marcel Ashkar de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República que indica que “Si hacemos una proyección lineal y lo transferimos al año 2050, estamos hablando de un 70% del territorio nacional en manos de extranjeros sin tener en cuenta las sociedades anónimas” (no nos queda nada). En Uruguay no existe ninguna ley que proteja la venta del territorio nacional, de sus mejores tierras productivas y del agua.
PÉRDIDA DE
SOBERANÍA
El informe indica que se observa cuatro procesos de pérdida de soberanía sobre el territorio uruguayo: La expansión de la forestación con crecimiento explosivo en la compra y tenencia de tierras productivas de nuestro país a cargo de empresas de origen chilena, norteamericana, finlandesa y española. En segundo lugar, la expansión de empresas extranjeras relacionadas a la producción de biocombustibles, hidrógeno verde y energías alternativas. La expansión de la frontera agrícola argentina con el cultivo de soja por parte de productores argentinos que utilizan agrotóxicos a gran escala que empobrecen nuestro suelo. Y la expansión de la frontera agrícola brasileña vinculada a la cultivación de arroz que utiliza una porción importante de nuestro territorio.