sábado 22 de junio, 2024
  • 8 am

Precios históricos en la papa y escasez de cebolla

La Unidad Agroalimentaria Metropolitana (UAM) ha reportado una semana de tensiones en el mercado debido a la escasez de papa y cebolla, motivada por las adversas condiciones climáticas y problemas de almacenamiento.
A pesar de la importación de papa desde Chile y Argentina, los precios han alcanzado máximos históricos, llegando a 80 y 85 pesos por kilo al mayorista.
Las recientes inclemencias del tiempo han complicado el ingreso a los cultivos para realizar la cosecha de papa, lo que ha reducido drásticamente la oferta nacional.
Ante esta situación, se ha visto la necesidad de importar partidas de papa de Chile, ya que las inundaciones en Brasil han impedido la obtención de productos de buena calidad desde ese país. Sin embargo, esta medida no ha sido suficiente para estabilizar los precios, que se encuentran en niveles nunca antes vistos.
La situación de la cebolla no es más alentadora. La oferta comenzó a descender debido a que muchas partidas se deterioraron en almacenamiento por problemas de podredumbre, lo que ha llevado a una menor urgencia por parte de los productores para vender.
Este contexto ha impulsado al alza los precios de la cebolla. Además, se han observado partidas con buen estado interno, pero manchadas externamente debido al contacto con bulbos en descomposición.
En cuanto a los boniatos, el descenso en las temperaturas ha incrementado la demanda por el tipo Criollo, utilizado principalmente en comidas calientes y de olla.
En contraste, se ha observado un enlentecimiento en la colocación del boniato tipo Zanahoria, resultando en que ambos tipos terminen con valores similares.
Las partidas de calidad inferior y calibres extremos presentan precios significativamente más bajos en comparación con las de calidad superior.
Por otro lado, los precios de la zanahoria y los zapallos se han mantenido estables sin particularidades relevantes en la oferta, ofreciendo un pequeño respiro en un contexto agropecuario caracterizado por la volatilidad y los desafíos climáticos.