sábado 22 de junio, 2024
  • 8 am

Semana de escasez y altos precios en las hortalizas de fruto

La última semana de mayo se caracterizó por un preocupante escenario para las hortalizas de fruto en la Unidad Agroalimentaria Metropolitana (UAM), según su informe semanal.
La baja luminosidad de los últimos meses ha afectado las remisiones de productos desde el litoral norte y la zona sur. Esta situación ha generado una oferta limitada y de calidad irregular, traduciéndose en precios elevados.
El informe destaca que productos como el morrón rojo, la berenjena y el tomate cherry, que ya registraban precios altos la semana pasada, mantuvieron esos niveles. Además, esta semana se sumaron al alza de precios el morrón verde, zapallito, pepino y zucchini, alcanzando casi todas las hortalizas de fruto cotizaciones muy elevadas.
El tomate, en sus variedades redondo y perita, mostró un leve descenso en los precios. Sin embargo, la mayoría de los tomates disponibles presentan signos de inmadurez, lo que ha llevado a los compradores a evitar grandes volúmenes debido a la baja demanda de los consumidores. En este contexto, los tomates de color rojo más intenso se destacan en el mercado.
Además, la llegada de tomates de Brasil, también con signos de inmadurez, ha contribuido a la presión a la baja en las cotizaciones.
Durante la última semana, el tomate representó el 3,2% de la canasta hortifrutícola en la UAM, con un ingreso de 207 toneladas, un 15% más que la semana anterior. El precio promedio se ubicó en $168 por kilogramo al mayorista, una caída del 1%.
El morrón rojo, que constituye el 3,4% de la canasta, ingresó 220 toneladas esta semana, un volumen que representa una caída del 5%. Sin embargo, su precio promedio subió un 2%, situándose en $228 por kilogramo al mayorista.
El morrón verde, por su parte, registró un aumento del 5% en el volumen ingresado, alcanzando las 76 toneladas. Su precio promedio experimentó un incremento del 37%, ubicándose en $107 por kilogramo al mayorista.
La berenjena también enfrentó un descenso en el volumen ingresado, con 25 toneladas esta semana, un 21% menos que la anterior. No obstante, su valor promedio aumentó un 8%, situándose en $115 por kilogramo.
La baja luminosidad y la consecuente afectación en la producción de hortalizas de fruto han generado un escenario de escasez y altos precios. La calidad irregular de los productos y la presión de importaciones complican aún más el panorama.
Se espera que las condiciones climáticas mejoren y permitan una recuperación en la producción y calidad de las hortalizas en las próximas semanas, estabilizando así los precios en el mercado.