martes 16 de julio, 2024
  • 8 am

La mayoría de las personas afrodescendientes no cuentan con puestos de empleo bien remunerados

Por Andrés Torterola
Desde el año 2015, se celebra en el mes de julio en Uruguay el mes de la Afrodescendencia, algunas instituciones departamentales organizan actividades para ese mes, en este contexto CAMBIO entrevistó al integrante de la comunidad afrodescendiente de Salto Moroko Fernández. El reconocimiento y celebración de los afrodescendientes no debería limitarse a un solo mes, sino ser un recordatorio constante y diario. En Salto, existe una conciencia creciente de que la lucha por los derechos de los afrodescendientes es ardua y debe ser continua. Desde que se iniciaron las celebraciones del Mes de la Afrodescendencia hace nueve años, las actividades organizadas en julio han sido impulsadas por diversas instituciones que invitan a la comunidad afrodescendiente a participar. Sin embargo, no se ha logrado un verdadero empoderamiento de la comunidad en este sentido. Este año, representantes de Montevideo, capacitados en temas de afrodescendencia, estarán presentes gracias a la organización de la Universidad de la República (UDELAR). Morokoconsidera que esto aportará un valor significativo a las actividades previstas.
CALIDAD DEFICIENTE
Estas instancias permiten visibilizar y aprender sobre las realidades de los afrodescendientes en Uruguay. En Salto, muchos miembros de la comunidad afrodescendiente continúan viviendo en las zonas periféricas de la ciudad, enfrentando condiciones de vida que deberían mejorar para equipararse con las de otros sectores de la sociedad. Los salarios siguen siendo bajos y la calidad de las oportunidades laborales es generalmente deficiente. La mayoría de los afrodescendientes no cuentan con empleos bien remunerados debido, en gran parte, a la falta de acceso a la educación universitaria. Son muy pocos los que logran ingresar a una facultad, lo que perpetúa la discriminación y el racismo estructural. Por esta razón, no es suficiente dedicar un solo mes a su reconocimiento; el compromiso debe ser permanente. La lucha por los derechos de los afrodescendientes en Salto, y en Uruguay en general, requiere de un esfuerzo continuo para garantizar igualdad de oportunidades, acceso a una educación de calidad y una integración plena en el ámbito laboral. Solo a través de un enfoque sostenido y comprometido se podrá avanzar hacia una sociedad más justa e inclusiva.
SUB REPRESENTADAS
Generalmente, no se ven afrodescendientes en oficinas públicas, en la Junta Departamental, ni en la Cámara de Diputados, o en otros lugares de relevancia, salvo raras excepciones. Esta ausencia también se extiende a los círculos donde se toman las decisiones importantes. La representación de afrodescendientes en estos espacios de poder y toma de decisiones es mínima, lo que refleja una falta de inclusión y equidad en la esfera política y administrativa del país. La falta de afrodescendientes en cargos de poder significa que sus perspectivas y experiencias están subrepresentadas en la formulación de políticas y decisiones gubernamentales.