Jueves 24 de septiembre, 2020
  • 8 am

“Es razonable que la industria intente bajar el precio, pero no sé si realmente se está concretando”

Este mes de enero ha sido un período de mucha tranquilidad y estudio del mercado, tanto por la industria, los consignatarios y los productores, que ante el ajuste de valores como consecuencia de la situación en China y la carga de ganados comprados en diciembre aún no han logrado encontrar un punto de equilibrio para desarrollar una secuencia de negocios que permita referencias más firmes en el mercado.
El principal de la firma Rubén F. Cánepa, Francisco Cánepa, dijo a CAMBIO que “el mercado todavía no se terminó de formar, recién se está reacomodando”, igualmente señaló estar convencido que “esto es un tema coyuntural y puntual, no significa que volvamos a los precios de antes, ni mucho menos, pero seguro que esto a la larga o a la corta esto se va a acomodar”.
El consignatario dijo que debido a la actual situación en el mercado “hay de todo en el negocio del ganado gordo, todo tipo de precio, de necesidades, distintos tipos de negocios, gente que quiere cargar rápido, frigoríficos que están cargando lo de diciembre y haciendo algún negocio puntual”. Al mismo tiempo confirmó que existe un “abanico” de referencias muy grande lo que lleva a un trabajo cada vez más importante de la figura del consignatario para encontrar “el mejor negocio”.
Consultado sobre dicha diferencia de precios, Cánepa señaló que “hay que partir de la referencia de la planilla de consignatarios, es una muy buena herramienta pero actúa como elemento de amortiguador en cuanto a la suba y a la baja, no hay subas y bajas repentinas en los informes”. El rematador recordó que existe un importante número convenios entre productores e industria tratando de “poder jugar a cartas vistas” para tener más certezas en el mercado y luego “los negocios de una o dos jaulas que no tienen esos acuerdos salen a menos precio”.
Cánepa dijo que “es razonable que la industria intente bajar la hacienda por todos los inconvenientes que ha habido pero no sé si realmente se está concretando”. Como referencias de precios situó el novillo en US$ 3,70 a US$ 3,75, mientras que para la vaca gorda, “dependiendo del tipo de vaca” se posiciona entre US$ 3,45 a US$ 3,50, mientras que “la vaca de campo y media hecha nos venimos a US$ 3,30 y US$ 3,35”.
Si bien reconoció que los ganados han mejorado de manera importante en los últimos años en cuanto calidad, clase y genética, recodó que “los ganados hay que mirarlos con lupa, hoy no son todos lo mismo, no son todos iguales”, en este sentido explicó que “hay que entender que la forma de engordar hoy ha variado mucho, una cosa es un vacaje de comida y de pradera acompañada por una ración y otra cosa es la vaca hecha de campo que depende mucho del tipo de ganado que se mande”.
El consignatario estimó que para el mes de febrero el mercado tendrá una mayor claridad, “hay que esperar que pase esto, que pase el año chino, creo que la fluidez va a venir en febrero”, por lo que consideró “comprensible” que se concreten los negocios a “cuentagotas” porque “no solo la industria se está reacomodando sino también el productor, hay mucho invernador que compra los ganados para engordarle y entregarle a la industria que también se ve forzado a aguantar porque compró a otros valores, valores que eran interesantes y hoy lo está entregando a un precio que talvez no lo tenía pensado, entonces ahí hay algo de resistencia también porque los números no dan”.
Plaza Rural
El consorcio de rematadores de Plaza Rural ha confirmado la realización de dos remates en el mes de febrero, retomando las ventas en 2020. Cánepa recordó que el próximo lunes 3 de febrero vence el plazo para inscribir los ganados para el remate tradicional, que se realizará los días 12 y 13 en el hotel Cottage, y el lunes 10 para los ganados Aberdeen Angus para el remate en el Centro de Convenciones de Punta del Este.
“Las inscripciones vienen bastante bien, por lo menos mucha consulta, empezó a aparecer ganados que nunca los tuvimos para la venta, cosas que nos deja contento en la inscripción, pero también nos deja con la responsabilidad enorme de andar bien” dijo Cánepa al respecto.
Exportación en pie
Otro de los factores que aparece en este comienzo de año, es la movilidad que ha tenido la exportación en pie durante el mes de enero. En este sentido se están realizando negocios por “las terneradas o novillitos nuevos de 240 kilos a US$ 2,45, se está embarcando entre US$ 2,45 y US$ 2,50, lo más importante son los kilos” dijo el consignatario.
Cánepa recordó que debido a la época del año “hay que entender que los terneros que salen son de otoño o los ganados que hay ahora ya tienen 14 meses”, por lo que las referencias planteadas por la exportación en pie son “un rumbo interesante para formar precio tanto para el ternero de otoño como para el novillito de año”.
Puntualmente el escritorio concretó “un par de negocios en el eje de US$ 2,45”. Cánepa explicó que se están realizando negocios al contado, así como también con 30 y 45 días, “hay alguna diferencia de precios pero están las tres opciones”.