Lunes 13 de julio, 2020
  • 8 am

A 49 años, el objetivo sigue siendo la construcción de una sociedad más justa

Gustavo Chiriff
Por

Gustavo Chiriff

26 opiniones

Téc. Univ. Gustavo Chiriff

PCU-1001-Frente Amplio

Hace 49 años se fundaba el Frente Amplio en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo, la creación política más importante del último medio siglo, de la que hoy es la principal fuerza política nacional.

El Frente Amplio (FA) es un hecho político único en el mundo, examinado y analizado por politólogos, historiadores e investigadores en ciencia política. Fue uno solo dentro, y fuera del Uruguay, llegando a organizarse en 29 países de América, Europa, África y Oceanía, en su lucha contra la dictadura, sobrevivió a la persecución más despiadada a la que fue sometido desde su propia fundación, acentuada en el período de la dictadura cívico-militar en Uruguay.

Diario

Sobre la base de un proyecto común, consensuado desde el punto de vista ideológico, programático y estratégico, el FA ha demostrado que es posible reunir a ciudadanos de tiendas políticas muy dispares. Y esa unión, por su esencia y por su origen, por tener al pueblo como protagonista, ha permitido agrupar fraternalmente a colorados y blancos, a democratacristianos y marxistas, a hombres y mujeres de ideologías, concepciones religiosas y filosóficas diferentes, a trabajadores, estudiantes, docentes, sacerdotes y pastores, pequeños y medianos productores, industriales y comerciantes, civiles y militares, intelectuales y artistas, en una palabra a todos los representantes del trabajo y de la cultura, a los legítimos voceros de la entraña misma de la nacionalidad. Por su condición dual de coalición y movimiento, contienen pluralidad de opiniones respecto de la forma de procesar los cambios por lo que no puede sorprender, entonces, que en los debates y en la confrontación entre sus sectores haya desencuentros.

Nacía así el Frente Amplio, luego del período de gestación en que se logró la unidad de sectores de izquierda y progresistas, a los cuales se fueron sumando nuevos sectores a lo largo de estas casi cinco décadas. La unidad política de las corrientes progresistas que culmina con la formación del Frente Amplio-cerrando un ciclo en la historia del país y abriendo, simultáneamente, otro de esperanza y fe en el futuro-se gestó en la lucha del pueblo.

Tres periodos de gobierno frenteamplista (2005-2020) demostraron que es posible otro Uruguay, que es posible la solidaridad, que hay oportunidades para los mas desfavorecidos de nuestra tierra, en salud, educación, vivienda y empleo. Que fue posible salir de la mayor crisis que vivió el Uruguay moderno y que esta salida no fue a costo de los trabajadores, como nos tenían acostumbrados los partidos tradicionales.

Por eso hoy más que nunca ¡Viva el Frente Amplio!