miércoles 24 de julio, 2024
  • 8 am

Una luz en China: comienzan a cerrarse nuevos negocios

El miércoles se reunió el comité de créditos del Banco República para analizar la situación de la industria frigorífica, la cual genéra preocupación debido a que se comenzaron a registrar atrasos en los cumplimientos de algunas plantas frigoríficas, con productores y consignatarios.
En este sentido se evaluó utilizar el fondo del Instituto Nacional de Carnes (INAC) de US$ 50 millones de dólares, que se convertiría en un fondo de garantía para aquellas industrias que poseen ventas a China, que aún no se han cobrado y que además han tenido un fuerte desfasaje entre el precio de compra de la hacienda y el valor de venta de la carne.
Si bien está podría ser una buena herramienta para el momento actual, la cercanía del cambio de mando, el próximo 1 de marzo, tanto en el Banco República como en INAC, ha generado ciertas incertidumbres a la hora de adoptar las medidas.
Aunque la situación está lejos de normalizarse, en la última semana comenzaron a llegar algunas señales de reactivación del mercado chino, algo que era largamente esperado tras el colapso que desató la epidemia del coronavirus en ese país, según informó la publicación electrónica especializada en el mercado cárnico, Faxcarne.
Aunque el grueso de los importadores mantiene la incertidumbre y está reticente a cerrar nuevos contratos, se han confirmado unas pocas ventas desde Uruguay como chuck & blade a US$ 4.200, asado 5+8 costillas a US$ 4.000, cortes de la rueda a US$ 5.100, shin & shank a US$ 5.200 y delantero robado 90 VL a US$ 4.000, CFR puerto chino en todos los casos.
Desde Brasil se han vendido cortes de rueda a US$ 5.200 CFR. “China se comenzó a mover un poquito”, dijo un trader brasileño.
De todas formas, la logística continúa siendo un gran dolor de cabeza para los operadores. Las navieras presionan al exportador para que paguen por los cambios de ruta o gastos en puerto.
Hay contenedores que fueron liberados antes del Año Nuevo chino que aún están en puerto, ya que muchos no tienen personal suficiente, lo que retrasa la salida de los contenedores.
El Meat International Group (MIG), en un reporte de situación publicado sobre fines de la semana pasada, dio cuenta de grandes cadenas de restoranes que no abren. Haidilao, una de las principales cadenas de restoranes del tradicional hot pot, cerró desde el 25 de enero hasta tanto la situación comience a verse controlada; la cadena Xibei, de Beijing, informó que 20 mil de sus empleados no están concurriendo a sus trabajos por el temor al virus; Panggeliang, otra cadena con más de 200 restoranes también anunció que los cierra hasta que mejore la situación.
La única vía que queda para comercializar la carne vacuna es al por menor, en supermercados o vía comercio electrónico. Pero MIG advierte que “el consumo por estas vías es menos de 10% del total” para este producto.
Las cámaras de frío están con mucha mercadería, tanto en China como en los países exportadores. Los importadores chinos, así como los exportadores, tienen el mismo deseo: que los precios no sigan bajando, porque de lo contrario sus enormes inventarios se seguirán desvalorizando.