Jueves 4 de junio, 2020
  • 8 am

Un cambio de gobierno diferente

Fulvio Gutiérrez
Por

Fulvio Gutiérrez

150 opiniones

Por el
Dr. Fulvio Gutiérrez
Uruguay reitera hoy la sana y democrática costumbre del cambio de gobierno, en cumplimiento de lo que dispone la Constitución de la República.
En esta oportunidad, no se trata de un cambio más, ni es un cambio cualquiera.
Tampoco corresponde en este momento buscar las causas de la derrota del Frente Amplio, luego de haber gobernado durante tres periodos. Eso ya fue analizado infinidad de veces, por el propio Frente Amplio, por sus adversarios políticos y por politólogos y “opinólogos” de diferentes posiciones. Tal vez todo se resuma en la soberbia, la intolerancia, la corrupción más atroz y un absurdo sentido de impunidad, de los cuales el Frente Amplio hizo explicita gala, ofendiendo a propios (que los hay), y ajenos que somos todos los demás.
Por todo eso, el soberano no toleró. Castigó. Y castigó muy duro. Los frentistas fuera del gobierno de nuestro país. A buena hora.
Con el sol de la patria en el horizonte, hoy nace un mañana de esperanza. De partidos políticos que en forma conjunta, pretenden primero, poner la casa en orden. Después, comenzar a cambiar para corregir lo que está mal, enmendar lo que en parte está bien pero tiene vicios o defectos, y ratificar y mejorar lo que está bien.
Pero ese mañana de esperanza no será fácil de concretar. Porque en esencia, la rabia y el veneno que expiden algunos personeros del gobierno derrotado, se van a transformar en una máquina de poner palos en las ruedas del nuevo andar, siempre al borde de la ley, y en algunos casos, ojalá que no muchos, fuera de la ley. Pero todos, aquellos y éstos, con mala fe. Con un cuchillo cobarde bajo el poncho que no es otra cosa que la expresión de una incapacidad que siempre escondieron.
Con profundo respeto, nos tomamos la libertad de sugerir al Presidente Luis Lacalle Pou, que en algún momento de su tiempo, recuerde las palabras que el gran Don Miguel de Cervantes puso en boca de Don Quijote: “Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho; los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones; nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos; la cosa más fácil, equivocarnos; la más destructiva, la mentira y el egoísmo; la peor derrota, el desaliento; los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor; las sensaciones más gratas, la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobre todo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia donde quiera que estén”.
Que así sea. ¡Salud!