domingo 27 de noviembre, 2022
  • 8 am

Activista que se manifestó ante embajada de Cuba en Uruguay no puede retornar al país y le ocultan motivos

En el mes de enero se produjo una manifestación de ciudadanos cubanos frente a la embajada de ese país en el Uruguay, lo que llevó a que dirigente del Frente Amplio, -fundamentalmente del Partido Comunista-, no los dejaran expresarse e inlcuso los agredieran. Llamó la atención la pasividad de los cubanos que abandonaron el lugar y se retiraron sin entrar en conflicto con estas agresiones. Lidier Hernández Sotolongo, un ciudadano cubano que reside en Uruguay, asistió a la protesta que denominaron «pacífica» y transmitió en vivo a través de Facebook la situación. Los manifestantes acudieron a la embajada con carteles en los que se podía leer: «Cuba es de todos los cubanos», «Yo sí hablo de política» y «El PCC (Partido Comunista de Cuba) no me representa». Precisamente Hernández viajó a Cuba en las últimas semanas y desde ese país no le premiten retornar al Uruguay. El afectado dialogó con Pedro Rodríguez, del programa “Cero Estrés” y narró lo que le viene ocurriendo.
RECLAMA RAZONES
Lidier señaló que se dirigió a Cuba con su esposa a encontrarse con sus familiares el pasado 18 de enero, la idea era permanecer un mes en el país para luego regresar el 15 de febrero, lo cual no se lo permitieron, si a su esposa, pero a él se le comunicó que tenía una prohibición de salida del país y no podía viajar. Lo que manifestaron los funcionarios de Aduana y Migración fue que el motivo era desconocido, solamente acataban órdenes del sistema informático, le devolvieron su equipaje y tuvo que regresar a su provincia. Buscando motivos de esta situación con personas del Estado que lo habían interrogado anteriormente en una cita donde le hicieron una serie de amenazas diciéndole que no haga más lo que hacía en Uruguay porque era considerado como una provocación a la embajada, a lo que Lidier respondió que solamente iba a Uruguay a manifestarse pacíficamente como le garantiza la ley y Constitución uruguaya. Finalmente le pusieron en conocimiento de que por el activismo político en Uruguay podían prohibirle viajar pero por esta vez no se lo iban a negar. Aun así los funcionarios públicos se lo negaron sin darles razones legales, tampoco documentos y que él mismo debía suponer porque no lo dejaban salir de Cuba.