miércoles 7 de diciembre, 2022
  • 8 am

«Productores fuertes y que ganen plata hacen la cadena funcionar»

El sector arrocero tiene una fuerte transferencia de ganancias sobre el resto de la sociedad, partiendo de la premisa señalada por el propio ministro de ganadería el pasado viernes, donde se emplea un trabajador cada 60 hectáreas a nivel de campo y 5 a nivel de la industria, más aquellas diferentes actividades conexas al sector.
La zafra pasada, 2018/19, marcó el comienzo de una reestructura del sector industrial luego de varios años donde los productores agobiados por los costos solicitaban a los molinos cerrar las plantas que no eran rentables. Tal es así que la baja del área ha determinado el cese de actividades en varios puntos del país y la planta de la empresa Saman en Salto no ha sido ajena a esa situación.
El año pasado se decidió el cierre de la planta debido a la caída del área en la zona. Si bien en la actualidad está operativa, de acuerdo a Leomar Goldini (Gerente General de Saman) es de manera «provisoria» durante la cosecha «porque tenemos la mitad del volumen que teníamos hace seis años atrás». Para el industrial se debe tener en cuenta que «productores fuertes y que ganen plata hacen la cadena funcionar».
Goldini señaló que ha sido importante que el gobierno reiterara su compromiso con el sector durante el lanzamiento de la cosecha arrocera para poder rencausar la producción «que necesita el apoyo institucional para seguir generando empleo y no como perdió en los últimos 9 o 10 años, un 30% de su superficie».
Desde el punto de vista de los mercados, el representante de Saman, dijo que «actualmente los mercados tienen mucho ruido». Si bien confirmó que la empresa se encuentra negociando arroz con sus principales clientes, salvo alguna restricción con México, «en el momento con este ruido en el mercado no se puede tener una referencia de si viene bien o viene mal, o sea la demanda es mediana y los precios son similares al del ciclo pasado».
Ha comenzado además las negociaciones entre productores y molinos para definir el precio final de la pasada zafra donde se debe tener en cuenta que el precio de exportación en el último período, cerrado el pasado 29 de febrero, fue menor a la zafra anterior. En este sentido Goldini dijo que debido a esa caída del mercado internacional «con respecto al año pasado vamos a tener por ende un precio menor» pero aclaró que «eso ahora con la negociación lo vamos a saber con el pasar de los próximos días».
El referente de Saman, consultado sobre si este valor podría ubicarse por debajo del precio provisorio negociado previamente, dijo que «el precio provisorio tiene una serie de componentes como el fondo arrocero, devolución de impuestos, que fueron parcialmente acreditados y debitados, hay que discutirlo» acotó.