Jueves 28 de mayo, 2020
  • 8 am

Desafíos de los Gobiernos Departamentales frente a la crisis

Gustavo Chiriff
Por

Gustavo Chiriff

20 opiniones

Téc. Univ. Gustavo Chiriff
Lista 1001/ Frente Amplio
El mundo en general y Uruguay en particular están viviendo una crisis sanitaria, que en menor o mayor medida se viene conteniendo. La aparición del Coronavirus sin dudas que ha mostrado la vulnerabilidad de los sistemas sanitarios de protección en todos los países. Dejo al descubierto no solo fallas en el sistema sanitario, si no también fallas en la protección social, características propias de un sistema capitalista, donde la fuerza de trabajo que mueve la economía, para esta concepción, es sustituible y por lo tanto cuanto más vulnerable es, más dinámica es su sustitución y por consiguiente la precariedad de los puestos de trabajo. Esa lógica capitalista del trabajo, hace que esta crisis sea mucho más impactante de lo que podría ser.
Esta crisis sanitaria se traducirá en una crisis económica-social de tal magnitud que va a requerir tomar medidas de fondo para contener la recesión que tiene consecuencias como: reducción de horas trabajadas, la pérdida de puestos de trabajo, disminución de los ingresos por hogar, baja del consumo y un aumento desmedido de la desocupación que se traduce en más pobreza.
Para los Gobiernos Departamentales, que en buena medida son dependientes de los impuestos nacionales y departamentales, es todo un desafío el poder mantener sus cuentas equilibradas, ya que lo primero que se reciente en crisis, son el pago de impuestos. Particularmente la Intendencia de Salto, que viene con una economía muy delicada, luego del debacle de la Administración anterior, tendrá por delante el mayor desafío, luego de la crisis del 2002 y el debacle financiero del 2015, que tendrá que enfrentar. Un desafío que supone mantener en funcionamiento los servicios públicos y a su vez contener a la población más vulnerable con políticas sociales asociadas a las nacionales y esto supone frente a la crisis mayores egresos extraordinarios. A su vez esta lo que tiene que ver con las obras e inversiones, motores también de la economía local, que mueven el comercio y por consiguiente miles de trabajadores.
Sin dudas que los desafíos que se tendrá enfrente, supondrá tomar medidas de fondo que vayan en el beneficio colectivo, porque de esta, como se dice, saldremos entre todos, pero que la crisis como tantas veces, no la paguen los trabajadores.