lunes 5 de diciembre, 2022
  • 8 am

Para llevarse solamente los cuartos mataron un toro de US$ 4.000

Lamentablemente el abigeato continúa golpeando el sector productivo en distintos puntos del país y cada vez queda más claro que este delito ya no es para mantener la olla de una familia necesitada y se ha convertido en un negocio y lo peor de todo en un «negocio» que atenta contra la salud humana.
En la mañana de ayer uno de los principales de la cabaña «Ñu Porá», Carlos Parietti, realizó la denuncia ante la Policia en Paysandú, del abigeato de un toro de 2 años en su establecimiento. Al tratarse de un toro y de una cabaña, estamos hablando de un animal genéticamente mejorador y con años de trabajo y selección.
Este ejemplar fue encontrado sin los cuartos contra un alambrado del predio. Es un animal que fue seleccionado y se estaba preparando para la venta de la cabaña en el mes de octubre y ha sido evaluado en US$ 4.000 por sus propietarios.
Carlos Parietti se mostró indignado en el diálogo mantenido con El Telégrafo, «por la impotencia de que ingresen y te maten un ejemplar que proviene de muchos años de genética, al que le sacaron algunos cortes y el resto lo dejaron abandonado contra un alambrado».
El capataz del predio, Rodrigo Machuca, advirtió que la carne no es apta para el consumo humano, y explicó que junto a otros reproductores fue bañado recientemente contra garrapata y se le aplicó una dosis de Ivermectina.
Teniendo en cuenta el peso del animal, el haber encontrado huellas de mas de una persona en el lugar, es claro que la carne sustraída no esta destinada al consumo de una familia necesitada del medio rural como se solía decir para justificar este delito y sí se trata de un negocio de comercialización de carne.