sábado 10 de diciembre, 2022
  • 8 am

Telemedicina y calidad de la atención

Colegio Médico del Uruguay
Por

Colegio Médico del Uruguay

97 opiniones

Prof. Agda. Mag. Diana Domenech
Colegio Médico
del Uruguay
La Ley N°18.591 que crea el Colegio Médico del Uruguay (CMU) y que refiere a la PROFESIÓN MÉDICA, publicada el 16 de octubre del 2009, establece en el Capítulo 2: compete al CMU “garantizar la calidad de la asistencia brindada por los médicos, así como la protección de los derechos de los usuarios”.
El concepto de calidad en Salud, en tanto multidimensional, no está únicamente vinculado con la“satisfacción de los usuarios y manejo adecuado de los costos; incluye mejorar la calidad de vida de las“personas, extenderla, y en muchos casos evitar que enfermen o mueran innecesariamente. O sea que, a la hora de hablar de particularidades de la calidad en Salud, debemos comprender las implicaciones sociales y humanistas que el concepto incluye.
En tiempos de pandemia, el Sistema de Salud en su conjunto y las Instituciones prestadoras, han sido interpelados en su capacidad de adaptarse a la misma, reorganizando sus Servicios sin perder calidad en la atención de sus usuarios.
En este sentido, el segundo y el tercer nivel de atención, está caminando hacia la creación de espacios específicos o el fortalecimiento de otros ya existentes, para poder contener los casos de COVID 19 moderados y graves. Son ejemplos claros, los Servicios que se han dispuesto en el Hospital Español de Montevideo, y en el Hospital de Salto, entre otros.
Pero, cómo se organizan los Servicios que constituyen la puerta de entrada al Sistema? Los Servicios de primer contacto, de cercanía con las personas y sus familias? La disminución de su actividad, con el cierre de Policlínicas, ha tenido como objetivo disminuir la circulación comunitaria del virus. Pero si bien ha dado respuesta a una situación urgente, ha relegado la atención de aquellas personas que presentan patologías crónicas que necesitan control y seguimiento, también en tiempos de pandemia. Por ende, es muy importante, repensar el funcionamiento del primer nivel de atención, a la luz de estos hechos, garantizando la calidad de la asistencia.
En este sentido, la Telemedicina constituye una herramienta que viene a dar respuesta a la situación actual, pero que una vez implementada, generará capacidad instalada para resolver con efectividad, futuras épocas de epidemias de gripe estacional. Adicionalmente, permite mejorar la accesibilidad a la atención a la Salud en el medio rural.
En lo que respecta a la situación actual, constituye una forma válida de atención domiciliaria, que evita el traslado de los usuarios a Servicios de Salud, y protege a los equipos de Salud de la hiperexposición al Coronavirus. Es posible, de forma protocolizada, seleccionar a aquellos usuarios que son pasibles de ser atendidos utilizando esta herramienta, y por supuesto, capacitar a los equipos de Salud en el uso de la misma. Es igualmente de válida para la atención domiciliaria de los pacientes con enfermedades no transmisibles, en estos momentos.
En lo que respecta a futuro, seguirá siendo una herramienta a aplicarse en cualquier epidemia estacional de gripe, fortaleciendo la atención domiciliaria y disminuyendo la circulación comunitaria del virus, y por ende del contagio.
Y finalmente en lo que refiere a la atención en el medio rural, constituye un instrumento de inmenso valor para resolver las dificultades de accesibilidad a especialistas, realidad que atraviesa nuestro país. La Telemedicina, le permite al médico rural, entrenado en el uso de la misma, programar una agenda mensual o con la frecuencia que considere, con especialistas, en función de las características epidemiológicas de su población a cargo. Ejemplo, si es una población joven, se telecomunicará con otorrinolaringólogos, alergistas, etc; si es una población envejecida, se telecomunicará con cardiólogos, endocrinólogos, etc. En suma, la Telemedicina es una herramienta que llega para quedarse. Tiene un potencial que permite optimizar la atención domiciliaria de las enfermedades transmisibles disminuyendo su contagio, así como mejorar la accesibilidad de la atención a especialistas en el medio rural. Es fundamental que los equipos de Salud se capaciten en el uso de la misma, para utilizarla con seguridad y por ende, potencializar su uso. Es una herramienta que sin duda, mejora la calidad de la atención de nuestra población.