Miércoles 8 de julio, 2020
  • 8 am

Tito Aplanalp celebró diez años proyectando cine de culto y recordó su trayectoria

Alberto “Tito” Aplanalp, reconocido por sus trabajos en radio y televisión, festejando diez años de su programa de culto al cine Cine Club, visitó la redacción de CAMBIO con la finalidad de relatar algo de su conocimiento de la televisión local. Este miembro de la comunidad de los medios de comunicación sufrió recientemente percances de salud que han cambiado su rutina y forma de vida, gratamente no lo alejaron de su trabajo que a la vez es su pasión.
¿Qué estamos celebrando?
“El asunto es que cumplí diez años del programa Cine Club, un programa que tiene un gran público sin hacerle publicidad ni nada”.
¿Cómo empezó Cine Club?
“Yo empecé Cine Club en otro canal hace diez años. Siempre fui fanático del cine aunque lo descubrí un poco tarde, cuando comenzó la Obra Social Don Bosco dieron una película el día que inauguraron la obra, y yo nunca había visto una pelicula de argumentos, porque yo venía de campaña. Allá veíamos documentales en campaña cuando iban los curas en misiones, pero eran unos documentales que no me interesaban, en ese momento me interesaba jugar al fútbol. Ese día dieron una película que me impactó, y ahí me inició el gusto por el cine, iba muy seguido y leía mucha crítica también, había muy buenos críticos. Y entonces cuando comenzó el cable aquí en Salto en el año 1994, Telemundo era que dirigía Paulino Delsa, ahí yo hacía de todo porque queríamos adherir socios, iba al Parque Harriague y filmaba festivales, pasaba cine, tenía un programa de baby fútbol entonces tenía cine club y cancha abierta. El cine y el deporte, hasta que un dia me dieron a elegir el fútbol o el cine, y económicamente me convenía el fútbol. Entonces hice quince años el programa Cancha Abierta. He hecho pocos programas pero siempre largos.
Hice seis meses nada más de Cine Club en aquel momento, quince años después estaba realizando en la Universidad la propuesta de proyectar cine, había cambiado el nombre del canal, Nicolás Jardim, que era en ese entonces director de contenidos del canal me propuso hacer lo mismo que en la universidad en la televisión. Y entonces comencé, en abril del año 2010. Resulta que comencé con un cine de culto y calidad, durante un año aproximadamente, tenía gente que me comentaba detalles de las películas. En el aniversario del nacimiento de Mario Moreno “Cantinflas” decidí proyectar sus películas. Antes era muy popular, yo me acuerdo que todos los 1º de enero de cada año se inaugura el año con el estreno de una película de Cantinflas, un estreno. Unas colas impresionantes se hacían en los cines, eran otros tiempos para el cine. Cuando dimos la película de Cantinflas en el canal fue una explosión, empezaron a llegar una cantidad enorme de mensajes, me sorprendió, la verdad que antes recibía uno o dos nada más. Hasta cien mensajes por película de Cantinflas recibía, ahí noté que la gente no se había olvidado de Cantinflas.
Ahí al bajo precio de la popularidad abandoné el cine de culto y empecé a pasar películas de Luis Sandrini, de Palito Ortega, de Sandro, además de las de Cantinflas”.
PROYECCIÓN
Las películas antiguas atrajeron al público y este le expresó a Aplanalp su fanatismo:
“Cantidad de gente me paraba para preguntarme o pedirme que pase alguna película, me regalaron muchas películas, la gente me llevaba al canal, o me solicitaban copias de las películas. En estos días de confinamiento en el canal optaron por pasar tres películas por semana. Ahora volvimos a una por semana porque hay más programas. Funcionó sin publicidad y a través del boca a boca nada más. Me dió a veces algunos dolores de cabeza pero en su mayoría fue positivo. Muchos me siguen pidiendo películas”.
¿Qué opina y cómo ve la televisión a nivel local?
“La mayoría de los programas en Salto son programas radiales, se pueden escuchar apagar la imágen y escuchar perfectamente, claro esto es por la falta de producción porque quizás no se puede hacer todo lo que se pretende desde el frente de un programa. Por ejemplo en programas de entrevista contamos con muy buenos periodistas políticos pero por más que el invitado sea extraordinario, el tema y la entrevista también lo sean, eso no es televisión es radio llevada a la tele. Es como el cine, vos podes poner una cámara en el Teatro Larrañaga, y lo filmas eso es teatro, por más que utilices más de una cámara. Te puede servir como documento de la obra. En el cine para realizar la adaptación de una obra de teatro hay que salir a exteriores, hacer muchos cambios. Yo hice cancha abierta durante quince años pero nunca lo hice al programa desde el estudio, lo hacía desde la cancha, iba a las canchas y hablaba con los gurises, con la gente, la gente quiere verse en la televisión. Nunca me senté en el estudio, acá había buenos programas de estudio. A veces pienso que faltarían programas de humor en Salto”.
¿Cuenta con archivos audiovisuales antiguos del departamento?
“Tengo mucho material viejo, verdaderas reliquias como un carnaval del año 1954, las cascadas de Salto Grande cuando estaban rompiendo la roca para hacer la represa, Aquilino Pío tocando, son algunos ejemplos”.
CAMBIO PREGUNTA
Aplanalp recordó que en el pasado fue segundo premio en un concurso de diario CAMBIO:
“Participé de un concurso de preguntas y respuestas que organizaba diario CAMBIO y el “Gringo” Álvarez, un tipo muy inteligente, hizo un programa de preguntas y respuestas durante tres años. Yo estuve en dos de ellos, hacían el programa en el Ateneo. Todavía tengo los recortes del diario referentes al concurso. Fue un éxito, y una propuesta diferente. Salí segundo premio en mi última participación”.
¿Cómo observa la realidad actual con respecto al aislamiento?
“Veo difícil el futuro y para los medios. Del 1999 al 2001 estuve sin hacer televisión ni radio, y empecé en el 2002 de nuevo Cancha Abierta. No tuve problemas en aquella época a la hora de conseguir publicidades, pero me parece que ahora está mucho más bravo. Va a ser bravo para los trabajadores de los medios”.
¿Qué sensación le deja ver sus programas o grabaciones viejas?
“El otro día escuchaba un audio de un programa mío, en el que yo hablaba de otra manera muy diferente a como hablo hoy, en aquel tiempo yo estaba entrenado, en los años 80 recitaba, iba a festivales en todos lados, hacía teatro, hacía radio en Cultural. Me queda la nostalgia, el recuerdo nada más. En Radio Salto y Radio Cultural trabajé un montón, en Cultural hice de todo. Animé, recitaba, tenía un programa de folklore, otro programa en la mañana que incluía móviles y trabajabamos en un equipo de aproximadamente 12 personas. Recuerdo que transmitimos la guerra de las Malvinas. Habían 3 radios nada más Tabaré, Cultural y Salto. Y después vinieron dos radios de frecuencia modulada, Del Lago y del Éxodo. En esa época me invitaron a hacer un programa en FM, yo respondí que la música no era lo mío, y tenía un libro que se llamaba el Horóscopo Sexual, un libro francés, aún lo conservo, está viejo ya el pobre de tanto leerlo. Decía las compatibilidades entre signos, las zonas erógenas dependiendo del signo, y cómo conquistar a cada signo. Lo empezamos a compartir con el público y fue increíble la cantidad de gente que escribía, venían desde Concordia a esperarme para pedirme copias del libro. Marcó una época el programa se llamaba «En Nuestro Idioma: Después del amor tu mejor compañía», ahí estuvimos del 92 al 97 creo. Son lindos recuerdos, vivi la epoca de oro de la radio sobre el final”.
Tito Aplanalp ha nutrido desde su lugar y con sus originales propuestas el amplio espectro que abarcan los medios de comunicación en el departamento. Desde este medio nuestro reconocimiento a su árdua tarea.