Jueves 16 de julio, 2020
  • 8 am

Justicia negó recurso para frenar liquidación de Citrícola Salteña y el proceso sigue adelante

De acuerdo a la información publicada por El Observador, la jueza Susana Moll resolvió ayer martes negar el pedido por parte de los accionistas de Citrícola Salteña (Caputto), de poner en efecto suspensivo la liquidación de la empresa. Ahora deberá pasar a un Tribunal de Apelaciones.
El síndico -nombrado por la Liga de Defensa Comercial (Lideco)- presentó ante la Justicia un proyecto de liquidación de la empresa, luego de que se dispusiera el pasado 15 de mayo la “disolución” y el cese de los administradores de la empresa. En ese sentido el proceso de liquidación seguirá adelante liderado por el síndico Fernando Cabrera. El representante legal de los accionistas de Caputto, el Dr. Ricardo Olivera García, dijo que la decisión judicial va en línea con lo que se esperaba y que de ahora en más se estará a la espera de lo que decida el Tribunal de Apelaciones.
ZAFRA CONTINUARÁ
En una situación en la que se entiende desde todas las partes que la zafra citrícola debe continuar con normalidad (la firma ha recibido recursos del Fondo Cítricola para que eso ocurra), ahora la gestión de la empresa está en manos de Lideco, en un año de alta demanda desde los mercados internacionales específicamente Estados Unidos y Europa. Cabe recordar que las fuerzas vivas de Salto en su momento plantearon al Poder Ejecutivo una solución de fondo para la situación de la empresa salteña, fundamentalmente en lo que respecta a los trabajadores. El Presidente Lacalle Pou expresó que la zafra 2020 está asegurada y que se estaria buscando una solución para que la empresa continúe siendo productiva. Según el síndico, se busca preservar el valor de la empresa en su conjunto y recordó que la Ley de Concurso de 2008 (Nº 18.837) prevé la venta de la organización en funcionamiento, a diferencia de lo que ocurría previamente cuando la única alternativa era el remate por partes. Caputto es la principal empresa citrícola del país y emplea entre puestos directos e indirectos, unos 1.500 empleados. En febrero de 2019 solicitó el concurso de acreedores ante la Justicia debido a una compleja situación financiera y económica.
DEUDA AL BROU
A los US$ 20 millones que debe Caputto al BROU, que se dividen en US$ 13,8 millones como acreedor privilegiado y algo más de US$ 6 millones de créditos quirografario, se suman deudas comerciales a proveedores de insumos tanto a nivel nacional como internacional, que alcanzan un pasivo cercano a los US$ 50 millones. Sin embargo, la empresa posee activos tasados en alrededor US$ 70 millones, que dependen especialmente de la valuación que tienen las plantaciones citrícolas, que incluyen también variedades de frutas, infraestructura, sistema de riegos, accesos e invernáculos, entre otros. En noviembre del año pasado se estuvo cerca de un acuerdo con la mayoría de los acreedores, pero finalmente las negociaciones según la empresa se frustraron ante un cambio de postura en su posición con respecto a la deuda del BROU, que es el principal acreedor.