Jueves 16 de julio, 2020
  • 8 am

“En un modelo agroexportador no tener relaciones con China es suicida”

Diario

El ex CEO de Marfrig Global Foods, Martín Secco, dio su visión sobre la cadena ganadera paraguaya, su potencial de crecimiento y perspectivas en una entrevista realizada por el equipo de Tardaguila Agromercados para la firma EVERDEM. También hablo de las tareas pendientes y debilidades para afianzar la expansión a futuro de la ganadería paraguaya.
¿Cómo visualiza hoy la realidad de la cadena cárnica paraguaya?
En los últimos meses ha ganado cierto desánimo y malestar en muchos productores por la fuerte baja del precio que la industria paga por la hacienda.
No vivo de forma presencial la realidad pecuaria paraguaya, sí por indicadores que me llegan por medios como el de ustedes y comentarios de amigos productores. Seguramente no hay una sola razón. Y el error más grande que se puede cometer es encontrar explicaciones fáciles y rápidas, como que la situación dominante de la industria sería la razón, porque eso no tendrá cambios en el corto plazo. Hay que buscar más razones que puedan ser cambiadas para poder revertir esa situación, que es notoria y preocupante.
Establecer una cadena de valor en la ganadería es un desafío permanente, más hoy en un mundo tan cambiante (recordemos que el modelo ganadero paraguayo, como el de Uruguay, siempre será un modelo exportador). Son relaciones de cooperación de largo plazo, donde la confianza entre las partes es fundamental para construirla. Veo que en este tema hay mucho para hacer en Paraguay. Para esto se debe comenzar por fortalecer la relación entre productores. Con ese eslabón fortalecido, es más fácil avanzar sobre los siguientes.
Veo hoy una situación de desestímulo que, si la dejan ser una realidad, llevará mucho tiempo revertirla. Estos procesos son largos, pero la base debe estar fuerte.
A la industria esta situación no la favorece. La industria actual y las que seguramente llegarán en el futuro —visto el crecimiento esperado de la ganadería—, no le sirve un sector productor que no crea en su negocio, que no siga invirtiendo en desarrollar pasturas, que no invierta en genética, sanidad, etc.
En una mirada de más largo plazo. ¿Qué potencial visualiza para la ganadería paraguaya?
Mi visión de futuro de la ganadería en Paraguay es la mejor, de gran potencial. También para otros sectores del agronegocio (soja, forestación, arroz), con algunas características que no existen en otros países como es el potencial de tierras a explotar para producir con características de suelos muy favorables, con escasas limitaciones, incluso hoy descubriendo una nueva modalidad del recurso agua por pívot en regiones de escasa lluvia, pero con recursos subterráneos, y buena mano de obra. Basta ver el potencial y el crecimiento de algunas regiones de Brasil en los últimos 50 años para darse cuenta de que el futuro del agronegocio paraguayo no tiene techo.
¿Qué debilidades considera están impidiendo un avance más acelerado de esta cadena en Paraguay?
Sin dudas que hay dificultades o debilidades. La infraestructura crecerá a medida que la producción lo requiera. Tienen la energía más barata de la región: US$ 7,1 por Kw vs US$ 17,6 en Uruguay, por mencionar alguna fortaleza, pero la principal dificultad es la falta de acuerdo de los actores en saber cuáles son las prioridades y qué velocidad le quieren dar a los cambios. Todos sabemos que se van a producir, pero muchas veces no estamos dispuestos a asumir los costos de realizarlos. Esto no es una realidad solo del Paraguay, pero en este caso hay temas notorios, sin desconocer muchos avances como ha sido la política sanitaria, que es un activo que hay que cuidar más aun con las posturas que han tomado algunos vecinos.
Tener un modelo exportador en un país que no está dispuesto a abrirse al mundo es una limitante, pero en un modelo agroexportador no tener relaciones con China —visto el papel que juega y jugará en el comercio de alimentos— es suicida.
Existen restricciones para inversiones como la falta de calificación del grado inversor, lo que aceleraría muchas cosas. Hoy las inversiones no llegan en el ritmo que se necesita e incluso en la necesidad que tienen los capitales para ir a un lugar con tantas oportunidades como Paraguay, pero son reglas de mercado establecidas, más allá que en algunos casos no las comparto. Basta ver países y empresas con grado inversor elevado que eso no es garantía de seriedad y retorno a los inversores. Paraguay ha demostrado seriedad y respeto jurídico.
¿Qué le podría aportar a Paraguay contar con un Instituto de la Carne como tienen países vecinos como Uruguay o Argentina?
Un buen ejemplo de la política de la inmediatez por falta de acuerdo de los actores. Todos saben los beneficios que traería tener un ámbito para conversar, discutir y acordar los temas referidos a la política cárnica de un país, pero diferentes intereses de corto plazo atrasaron un plan que va a ser una realidad en el futuro. En este caso, con la ventaja de conocer el modelo uruguayo y argentino y saber lo que debería ser replicado y lo que no, lo que aceleraría el proceso de la obtención de beneficios.