Jueves 2 de julio, 2020
  • 8 am

“No quiero llegar a la Intendencia a cualquier costo, quiero llegar si mi propuesta convence”

Por Julio Aguirrezábal.

Está convencido que los ataques que ha recibido han sido orquestados debido a su crecimiento político en los últimos meses. De todas formas Francisco Blardoni asegura que en los momentos amargos se fortalece y sale adelante, como lo ha hecho en múltiples oportunidades cuando dirigía su empresa de construcción. Dice tener propuestas realizables y muy fáciles de llevar a cabo y entiende que si asume la Intendencia de Salto deberá ajustar la economía y revertir el déficit actual. El candidato nacionalista asegura que su deseo es ser intendente, porque no puede ver a Salto en la situación en la que está, pero no está dispuesto a prestarse a “campañas sucias” para lograrlo, sino, en la confianza y convencimiento de la población.


-¿Cómo viene con el reinicio de la campaña?

-Podemos decir que viene firme dentro de lo posible. Estamos con grandes movimientos y la gente está pensando en salir a los barrios, que es la otra etapa. En las redes sociales venimos muy bien, estamos primeros lejos y ahora nos queda el trabajo de campo.

Diario

-La semana pasada estuvo en la cresta de la ola en relación a un comunicado que emitió en forma personal, que nos obligó a contestarle. Hizo una generalización inconveniente y metió a todos los periodistas y medios en una misma bolsa, hablando de mala prensa orquestada. ¿Reconoce que fue mal asesorado o si tuviera que hacerlo lo hace nuevamente?

-Sí, reconozco el error. Creo que si lo tuviera que volver a hacer habría que pensarlo muy bien, porque comprendo y parto de la base que si hablamos en general son todos los que están en eso y claramente esto no se trata de todos, sino de un sector y minoritario de periodistas. Indudablemente lo haría de otra forma.

-¿Daría los nombres de los involucrados?

-Sí, porque comprendí perfectamente que al no indicar quiénes eran, metí todos en la bolsa, entonces hay que decir dónde y cómo ocurrió.

-¿Cree que hay una campaña en su contra?

-Personalmente creo que no. Gente que tiene más experiencia me ha dicho que notaron mi crecimiento, entonces hay que pegar para que haya uno menos. Se dio, estoy plenamente convencido que las piedras que quisieron poner con el tema “Central Hortícola” vino armado. La prueba que tengo es que levanté el teléfono y salí al aire.

-Lo que se le critica es que toma parte en negociaciones de la Central Hortícola, pero a su vez dice que no tiene más nada que ver con la empresa Blardoni. ¿Cómo le explica a la gente que está o no está en la empresa?

-La negociación que hago es la que puede hacer cualquier político que quiere destrabar un problema. Lo que aporté a las negociaciones previas es conocimiento y experiencia en temas contractuales. ¿Qué tiene de malo?

-Pero justo la empresa Blardoni y Cía. es la que gana la licitación para la construcción.

-Pero hubiese sido lo mismo si fuera Cujó, Peirano o Campiglia. Yo solo digo lo que sé de lo macro y ahí digo que estoy con un pie de cada lado.

-Quien está aportando políticamente en este caso es Francisco Blardoni. ¿Qué empresa ganó? Blardoni y Cía. Para el común de la gente no deja de ser, por lo menos, llamativo.

-Por ahí podría venir la asociación…

-… Esa es la vinculación que se le busca. El político es Francisco Blardoni y la empresa contratada es Blardoni y Cía., de la cual Ud. dice está jubilado, no perteneces más a la empresa, pero es de su familia.

-Sin duda.

-Entonces esa es la vinculación que la oposición está haciendo.

-Bien, lo están usando políticamente, porque convengamos, claramente no hay ningún impedimento jurídico ni ético.

¿Quién valora la ética? Es subjetivo.

-Es subjetivo, por supuesto, lo que para mí es ético, para otros es otra.

¿Se arrepiente de haber ingresado a la política?

-Estos sin sabores era el gran problema de convencer a mi familia que me advirtió de lo que podía pasar. Yo contesté que esta es la primera y que vienen varias más. A mí personalmente las difíciles y las contras me fortalecen. Ya lo viví en la crisis, donde me quedé sin nada, y salimos a flote. Yo me motivo y en este sentido me motiva sacar Salto adelante, no lo puedo ver así como esta.

-A raíz de su diferendo periodístico con radio Arapey, estos le recordaron unos audios que se generaron en las internas, donde se lo habría invitado a hacer una “campaña sucia”, por parte de alguien que dice ser analista político, contra Albisu, Coutinho y Lima. En aquel momento lo consulté y me dijo que no tenía nada que ver con eso, y que además porque era muy caro, si mal no recuerdo eran 124 mil pesos por mes.

-Sí, 4 mil dólares al mes. Pero nunca hubiera aceptado hacer una campaña sucia contra nadie, nunca estuve mezclado en nada raro, en tratar de acomodarme con cosas raras. Nunca me lo planteó a mí. No quiero llegar a la intendencia a cualquier costo, quiero llegar si la gente está convencida, y si no lo está no tengo necesidad. No quiero decir gano la Intendencia, después me voy de Senador, después agarro un puesto aquí u otro allá, y se me terminó la vida. Lo que me propuse, gracias a Dios, lo pude conseguir trabajando honestamente, hoy no necesito ni de la Intendencia ni de ningún otro cargo.


A MÍ ME LO PROPUSIERON ANTES QUE SE DESATARA LA PANDEMIA. YO RESPONDÍ QUE NO ME PRESTABA PARA ESO”


-Un referente del Partido Nacional me dijo que esta elección la definen los número 2. Pregunté cómo es el tema y me dijeron que no se puede desconocer que Carlos Albisu es el principal candidato, el segundo es Francisco Blardoni y es a quién hay que pegarle. ¿Vienen por ahí los ataques?

-¡Por supuesto que viene por ahí! Personalmente creía que no, pero la gente que me rodea me dice que indudablemente esto pasó por el crecimiento que venimos teniendo. Así que lo que me aconsejan es seguir, porque vengo bárbaro, sino no nos hubieran atacado.

-Tengo información que en una carrera de 3 partidos, Partido Nacional, Partido Colorado y el Frente Amplio, al Frente Amplio no se le gana. Los números no darían para ganarle. Me refiero a que para tener chance tienen que estar el Partido Nacional o el Partido Colorado con el apoyo del otro en las urnas. El dato que no es menor, es que se haría un estudio o encuesta y por fines de julio o principios de agosto se ve si al Partido Nacional le dan o no los números, y en caso que no le den, en la recta final se “bajaría un par de cambios”. Que lo mismo haría el PC. ¿Está en conocimiento de esto?

-A mí me lo propusieron antes que se desatara la pandemia. Yo respondí que no me prestaba para eso. Conmigo ninguna posibilidad. Para eso hubiéramos hecho la coalición antes y estábamos acordados. Con las cartas vistas es fácil, es como comentar el resultado del domingo con el diario del lunes. Por respeto a la ciudadanía no puedo hacer eso. No lo acepté antes, ni voy a aceptar ahora.

-Se lo critica también que de lo único que usted puede hablar es de construcción

-Que miren las propuestas. Hablamos de cómo mejorar Termas del Arapey, generar trabajo para Belén y Constitución, un puerto seco en la puerta de Salto Grande, hablamos de políticas sociales, telemedicina aplicada hacia fuera, deporte como elemento fundamental, eso está todo escrito y lo tenemos en nuestras propuestas. El principal hincapié es que todas las propuestas tienen un doble sentido, solucionar problemas y generar trabajo, las viviendas son para eso, el Parque Industrial también. Lo que pensamos hacer en el medioambiente es para eso, con el desastre que es el vertedero hay que clasificar y hacer dos cosas, hacer compost para brindar suministros a la parte hortícola y clasificar para tener sub-productos y que se puedan fabricar otros productos.

-En una entrevista que le hicimos a Juan Macchiavello habló del tema ambiental, limpieza de la ciudad, de energía y compost. Le digo que desde el primer gobierno de Malaquina que escucho hablar de la reclasificación de la basura y de reciclaje.

-Precisamos reciclar elementos orgánicos e inorgánicos.

-Pero en 36 años nadie lo hizo.

-Fonticiella empezó, pero todo quedó abandonado. Iban a importar maquinarias de Córdoba entonces vieron los números y dijeron que por la mitad de precio lo hacían, ahí primó el desconocimiento, la cinta no aguantó. Hay que traer la máquina y como en todas partes del mundo funciona, aquí debe funcionar, está comprobado.

-Esto no va a terminar siendo como el horno de ANCAP que compró Sendic.

-De repente ahí habían otros intereses que no podían completarlo. Esto es más sencillo, todas nuestras propuestas son cosas sencillas. No hay que poner 200 millones de dólares. Cuando decimos que queremos generar trabajo, rápidamente comenzaríamos a arreglar las veredas. Hay barrios que no se puede caminar si no es por la calle, se hacen jornales solidarios y con tablas y hormigón se puede caminar por la vereda. Ya llegarán los tiempos donde se puedan hacer mega inversiones en una fábrica para dar trabajo a 1.500 personas, pero eso está lejos. Nuestras propuestas son simples y sencillas, para poder realizarlas rápido.

-¿No precisa dinero? Uds. dicen que la intendencia está fundida. Si gana asumirá una Intendencia con problemas económicos.

-50 millones de dólares dije que es el déficit de la Intendencia. La administración colorada de 2010 – 2015 fueron 27 millones y medio de dólares, unos hablan en pesos, lo ajustan de acá y de allá, yo lo tengo ajustado por IPC en pesos con la tasa de cambio del Banco Central. Al cierre de la rendición de cuentas serán 45 o 50 millones de dólares de déficit.

-¿Cómo va a hacer para manejar esos números negativos?

-Ya estamos estudiando como abatir ese déficit, con rebaja de sueldos al intendente, topeando los sueldos de directores, reduciendo drásticamente la cantidad de directores, dejando solamente los imprescindibles.

-Pero si usted reduce el sueldo a los directores va a tener el problema que tiene el Presidente Lacalle Pou a nivel nacional para conseguir directores. No va a conseguir gente calificada en cada área.

-Una administración municipal es mucho más sencilla que una administración gubernamental. Nosotros ya analizamos y vamos a crear una dirección vial en vez de una dirección de obras, donde se van a incorporar obras y hay que tener un ingeniero vial de mucha experiencia. El rubro cuesta el doble de lo que vamos a topear, pero es importante, los demás cargos estamos seguros que conseguimos gente competente. No se trata de dirigir una empresa como sería ANTEL o ANCAP que pueden tener esos problemas.


AL CIERRE DE LA RENDICIÓN DE CUENTAS SERÁN 45 O 50 MILLONES DE DÓLARES EL DÉFICIT DE LA INTENDENCIA”


– El Partido Nacional se embanderó con la hidrovía ¿Qué opinión tiene?

-Falta mucho, está el punta pié inicial y falta el aporte principal, que es Brasil. Yo hablé con el Senador brasileño y dijo lo mismo que hoy repite Carlos Albisu. El transmite es el interés de todo Río Grande do Sul que salga la producción por ahí, hay que ver si se concreta en los estudios.

-El Dr. González Lapeyre, calificado para hablar del tema, está en contra; más recientemente en una columna de opinión en CAMBIO el escribano Enrique Cesio va por el mismo camino de González Lapeyre.

-Yo lo que digo es que hasta que no se tengan los números reales para saber si es efectivo o no, es difícil decirlo. Lo que sí digo es que el tránsito fluvial lo conozco y es el más económico, más efectivo, en Europa es impresionante el uso que le dan. Yo no podía creer que en Alemania, en el río Rin, hay semáforos para el tránsito de barcazas, lo vi cuando llegamos al punto, porque el ángulo hace que no se vea, se da el pase con el semáforo al que viene de abajo y al que viene de arriba. Es imponente, eso está diciendo que tenemos una posibilidad que en otro lado es perfectamente útil y rentable.

– Está hablando del primer mundo, mientras que acá tenemos que hacer un trabajo con dos países seriamente complicados económicamente, como Argentina y Brasil, y que además tampoco es el mejor momento de Uruguay.

-Los mejores negocios o los buenos negocios se hacen sin plata. Hacer negocio con plata en el bolsillo es fácil. Esto es lo que tenemos que trabajar. Argentina lo aceptó y si Brasil acepta hay que plasmar en el papel un estudio y decir cuánto cuesta y cómo se financia.