Jueves 2 de julio, 2020
  • 8 am

Boca andaba atrás mío para llevarme pero fui a Nacional

Un gran jugador que dio Salto, campeón en las inferiores de Nacional profesional, ídolo en River Plate, jugador de selecciones salteñas, que dejó su historia, de campito, con una magia que lo caracterizó en su carrera, Sandro Fabricio “Nego” Aranda, recordó su carrera en diálogo con CAMBIO.
“Desde niño me gustó jugar al fútbol, pegarle a la pelota con los gurises del barrio. Como era muy chico, 5 o 6 años, jugaba en la calle por Larrañaga entre Paiva y Yacuy, en esa época había poco tránsito y ahí empecé a jugar al fútbol. Después seguimos jugando en la cancha de Dublín. Siempre digo, ahí aprendí muchas cosas, primero jugábamos 15 para cada lado, después jugaba con hombres yo siendo gurí y al entreverarme con gente grande agarré mucha experiancia. Por eso digo, la calle, el campito y jugar con gente mayor a uno lo hace. Es capaz lo que está faltando hoy en día”.
BOCA Y NACIONAL
“Fueron mis comienzos en el fútbol, porque en mi caso no hice baby fútbol, fue cuando se jugaba 14 y 15 en cancha grande, un vecino mío que tenía almacén, Hugo Gallino, me lleva a jugar a Ferro Carril con 13 años , donde tuve mi primer técnico, que fue Walter Castro. Al final juego un año solo allí porque después no me dieron más para el ómnibus y no fui más a jugar en Ferro. Después vino a casa a buscarme un hincha de Dublín que tenía una carpintería en el barrio, el “Cheche” De los Santos, para jugar en Dublín. Recuerdo que jugué unos partidos en inferiores, que era la cuarta y después Enrique ‘Pirulo’ Da Cunda me sube a primera con 15 años. Recuerdo que mi primer partido fue con Chaná, que ganamos y yo debuto con goles, y termino haciendo una buena temporada en primera y haciendo muchos goles. Después me citan a la selección juvenil de Salto, el técnico era el ‘Rasca’ Barla, había muy buenos jugadores, como el ‘Goly’ Sansberro, Alejandro Torrens, el ‘Baku’ Martínez, el ‘Cepa’ Cardozo, Ricardo Mazzarino, el otro arquero era el ‘Cabeza’ Alzugaray, el ‘Nenga’ Da Rosa, Ángel Cabrera. Entrené y antes de empezar el campeonato me voy a Montevideo a jugar a Nacional, pero antes fuimos a Concordia a jugar un cuadrangular con Libertad, Estudiantes y Boca Juniors de Buenos Aires, creo era una cuarta de acá. Nos encontramos en la final con Boca, justo tuve la suerte en ese cuadrangular de andar volando, jugamos una gran final ante Boca nada menos, y después la gente de Boca andaba atrás mío para llevarme. Pero ni bien terminó ese cuadrangular, a la semana siguiente yo tenía que irme a Montevideo a probarme en Nacional, todo gestión del cónsul acá que era el ‘Charo’ Silva”.
“Cuento una anécdota; llego a Montevideo, me bajo en la terminal, que me iban a estar esperando unos dirigentes de Nacional, y en eso vienen dos personas y me dicen Aranda, yo les digo sí, dicen que me estaban esperando para llevarme y por otro lado dos personas más me dicen ‘eh vos, Aranda Sandro, nosotros somos los dirigentes de Nacional’, y en eso los otros me dejaron, se subieron a un auto y se fueron rápido. Conclusiones, eran de Peñarol, que sabían lo mío y querían robarle mi pase a Nacional, lo que me dejó muy nervioso, yo un gurí solo en Montevideo, pero los de Nacional tenían mi acreditación, que fue lo que me calmó”.
GOL A PEÑAROL Y CAMPEONES
“En esa época el presidente de Nacional era Ceferino Rodríguez, el ‘Gallego’, yo tengo hasta ahora el recorte de un diario que decía ‘Ceferino festejo en el final’, cuando estamos todos dando la vuelta olímpica con la cuarta de Nacional, de gran campaña ese año 1992, que dirigía el ‘Chino’ Salvá, que después termina subiendo a primera a la mayoría de ese equipo, como al ‘Manteca’ Nicola, Abeijón, el ‘Ñato’ Parodi, Gianni Guigou, la ‘Momia’ Lemos. Con el primero que alcancé a jugar unos partidos fue O’Neil y después lo pasan a primera. En ese año me queda el recuerdo de haberle hecho un gol a Peñarol en Las Acacias, donde ganamos 1-0 y Rodrigo Rivas era el arquero de Peñarol. Después en el Parque Central empatamos 1-1, de todas maneras terminamos campeones varias fechas antes, ganamos todo, campeones invictos. En el primer clásico jugado en Las Acacias tuve varias chances de gol y tuve vaarios manos a manos con Rodrigo Rivas y en uno de esos mano a mano llego primero a una pelota tras un ataque rápido y puedo definir de primera. En el segundo clásico tenía una amarilla mal sacada y voy a disputar una pelota abajo, choco con el golero y me sacan una segunda amarilla, me expulsan y no termino jugando ese clásico en el Parque Central, que termina 1-1 y estaba lindo para ganarlo también. Después terminamos saliendo campeones ante Central Español en la cancha de ellos, recuerdo estaba repleto de gente”.
“Yo juego un año en la 4ª campeona y al año siguiente en 3ª también campeón. Cuando me iban a ascender a primera, hablan con la gente de Dublín, justo cuando había fallecido don Miguel Arrestia, y había quedado Jorge Poulsen como presidente y es quien pide mucha plata por mi pase porque era un gurí y recién me iba a asender a primera y así fue que se trancó mi pase definitivo a Nacional; estaba todo arreglado y los dirigente me dicen ‘con vos todo bien, una lástima no llegamos a un arreglo con tu cuadro en Salto, y lamentablemente te dejamos libre’, y tuve que volver. Lamenté que en Dublín ya don Miguel no estuviera, era el que siempre me había ayudado. Al morirse quedé muy solo, podía resolver lo de mi pase. En Dublín me ayudó mucho, me pagaba la comida, la merienda, todo, me atendía muy bien”.