Miércoles 8 de julio, 2020
  • 8 am

Menopausia y andropausia

Gisela Caram
Por

Gisela Caram

137 opiniones
Diario

Ps. Gisela Caram*
Las crisis de la vida, son inevitables. Se pueden transitar con mejor calidad de vida hoy, gracias a la información que cada uno pueda adquirir.
Sostener el AUTOCUIDADO, cuando lo cotidiano nos impulsa a situaciones de estrés permanente, es un desafío del día a día.
La Menopausia, es una crisis vital, que ocurre en la mayoría de las mujeres, entre los 45 y 55 años y que todas vamos a transitar. Se caracteriza por el cese permanente del ciclo menstrual.
Este proceso que puede ser más o menos largo en cada mujer, comienza con un período llamado pre-menopausia, que va acompañado de variadas irregularidades a raíz de la alteración de las hormonas. La progresiva disminución de estrógeno y progesterona, es lo que va alterando el ciclo menstrual, hasta desaparecer. A partir de un año sin el período, comienza la Menopausia.
Este cambio interno, trae aparejado una serie de alteraciones emocionales que llegan a durar hasta cinco años, o más.
Los síntomas son: los sofocos, (“calores” o calor súbito),Insomnio, Irritabilidad, Tristeza, Desgano.
Un síntoma lleva al otro, y el trastorno en el sueño, ya sea por los “calores”, que despiertan y provocan un sueño poco reparador, llevan a la irritabilidad, cansancio, fatiga y la angustia, esto a la disminución del deseo, las relaciones sexuales son evitadas porque al disminuir los estrógenos y la progesterona se genera sequedad vaginal y por tanto resultan dolorosas.
El cambio físico es notorio, hay aumento de peso, pérdida de calcio, predisposición a las enfermedades cardiovasculares, diabetes, etc.
Si bien cada mujer transita diferente esta etapa, la calidad de vida que pueda tener depende de tres factores que sostienen el caer en un proceso depresivo:
-El control médico, para que se evalúe si se necesita un reemplazo hormonal.
-Alimentación saludable.
-Actividad física.
-No aislarse.
El fin de la vida fértil, para algunas mujeres implica una liberación, y para otras, un duelo.
Es una etapa de la vida donde se mira para atrás y se observa con satisfacción o insatisfacción el camino recorrido.
La “Andropausia” es la etapa de la vida del varón, entre los 50, 55 años, aproximadamente, donde ocurre una DISMINUCIÓN de hormonas. A diferencia de la mujer que ya no produce hormonas femeninas, el varón sigue produciendo en menor cantidad.
Esta deficiencia en la producción de hormona masculina, la testosterona, trae aparejado cansancio, fatiga, alteraciones cognitivas, disminución de la libido, disminución de la masa muscular, puede haber también trastorno en el sueño.
Hay factores que influyen en la mayor o menor cantidad de hormona masculina, y éstos son el tabaco, el alcohol, el peso y el manejo del estrés.
Por eso es que no todos los hombres van a presentar síntomas y existe variabilidad en la edad.
Si bien cada hombre o mujer debería saber sus niveles hormonales, a través de estudios endocrinológicos, el tránsito por esta etapa de la vida, habría que acompañarlo de actividades nuevas que vayan nutriendo y dándole a la vida una NUEVA FERTILIDAD.
Cuando ambos miembros de la pareja transitan esta etapa suman, a veces, una crisis de pareja.
El deseo puede estar ausente, pero la necesidad de demostrar juventud y vitalidad, conlleva a presionar situaciones que no son deseadas.
Ampliar la tolerancia a las frustraciones, así como encontrar nuevos proyectos de vida, conversar y disfrutar del estar juntos, donde no necesariamente la genitalidad sea el objetivo.
Cada momento, situación que se sienta como nueva o innovadora, nos aleja del sentimiento de rutina y repetición, y por ende le damos a nuestro cerebro imágenes, lugares, personas, situaciones que necesita para preservar el aparato anímico en un buen nivel, y nos aleja del mayor riesgo de esta etapa: la depresión.
*Especialista en Psicoterapia Vincular