Viernes 14 de agosto, 2020
  • 8 am

Rendicion de Cuentas, el déficit y nosotros

Walter Texeira Nuñez
Por

Walter Texeira Nuñez

11 opiniones
Diario

Cr.Walter Texeira Nuñez
Equipo de Albisu
Partido Nacional
Tradicionalmente, excepto en los círculos políticos, los ciudadanos no demuestran mayor interés o no le prestan demasiada atención a la Rendición de Cuentas anual que cumpliendo con sus deberes legales las Intendencias presentan ante las Juntas Departamentales y en definitiva ante todos los ciudadanos. Deberíamos cambiar esto.
La RENDICIÓN DE CUENTAS es un informe en el cual quienes administran nuestros recursos nos informan básicamente sobre la situación al 31 de diciembre de cada año, los resultados del año generados por los ingresos y egresos, el resultado acumulado en este caso el famoso déficit y de cómo han ejecutado el Presupuesto que tienen aprobado por el órgano legislativo al inicio de su período (recordemos que sigue vigente el Presupuesto del 2011-2015 ya que la Junta Departamental no aprobó el proyecto de Presupuesto 2016-2020). La importancia del informe requiere que el mismo se explique mejor, se haga más transparente y comprensible para el común de las personas, explicarnos a los salteños que se hace con los impuestos y contribuciones que pagamos a la intendencia.
Ahora bien, la Rendición de Cuentas 2019 presentada el 30 de junio, el último día de su plazo legal, acumula un cuantioso déficit o sea pérdidas acumuladas, que son principalmente el reflejo de las últimas dos gestiones de los gobiernos departamentales, me explico, hasta el año 2010 se acumularon aprox. $ 91.601.905 de pérdidas, 5 años después al 2015 pasamos a $ 824.798.210 y 9 años después al 2019 se llegó a $ 1.555.025.398, lógicamente este último con una influencia importante de la situación heredada pero agravada por una gestión que siguió como si tal cosa sin tomar los recaudos necesarios, sin comprender el compromiso que se asumía con una Intendencia endeudada.
¿En que nos afecta el déficit? El déficit genera falta de fondos, deudas con proveedores de bienes y servicios o hasta con los funcionarios, que no se pagan en fecha, y se deben tomar prestamos del sistema financiero para cubrirlo que luego hay que pagar con sus intereses que aumentan más el gasto. Un círculo vicioso que se traduce en la dificultad o imposibilidad de cumplir con los servicios y con las obras que son responsabilidad de la Intendencia, y de mejorar las condiciones de vida de nuestra gente, entre otras las tan necesarias en las calles y pluviales en nuestros barrios.
Ahora parece que no hay responsables, “nadie fue”, como si la situación se hubiera generado espontáneamente con independencia de las gestiones de nuestros dos últimos intendentes. Y además nos hablan de “cambio”. ¿Qué es lo que cambiarían cuando no están reconociendo su responsabilidad sobre la situación?
Esta claro que hay que cambiar, hay que cambiar la gestión y la concepción del manejo de la intendencia para comenzar a revertir la situación y cumplir con los salteños. El PARTIDO NACIONAL en coalición con CABILDO ABIERTO y el PARTIDO INDEPENDIENTE les pide la oportunidad de gobernar el departamento por los próximos cinco años.